Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cuarto de pabellón para el MNAC

La ampliación del museo, el Macba, el Auditori y la Feria del Libro de Buenos Aires, temas de la primera reunión entre Laura Borràs y Joan Subirats

Vista aérea del MNAC (a la izquierda) y los pabellones de Victoria Eugénia (en la parte de arriba) y Alfonso XIII (en la de abajo).
Vista aérea del MNAC (a la izquierda) y los pabellones de Victoria Eugénia (en la parte de arriba) y Alfonso XIII (en la de abajo).

Hay temas que son eternos. Como el de las relaciones culturales entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona que son siempre cordiales pero destilan algo de recelo y poca pasión. En noviembre de 2016 los máximos representantes de entonces, el consejero Santi Vila y el concejal Jaume Collboni impulsaron una comisión bilateral para tratar la política cultural de la capital con la máxima de “Si Barcelona va bien, Cataluña va bien”. La comisión se reuniría cada dos meses al más alto nivel con la intención de "impulsar estrategias culturales conjuntas”. Pero no se volvió a saber nada más de ella. Ha pasado año y medio y los nuevos actores culturales, en este caso la consejera Laura Borràs y el comisionado Joan Subirats, han vuelto a reunirse este martes con la idea de retomar e impulsar los proyectos conjuntos, parados, dijeron, sobre todo por la aplicación del 155. Tras la reunión de menos de una hora en la sede del departamento de cultura tras anunciar “que se había recuperado la buena sintonía entre instituciones” han asegurado que se habían tratado varios temas, entre ellos el de la ampliación del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) en el pabellón de Victoria Eugènia de Montjuïc. Otro tema eterno.

Según han explicado de forma conjunta Borràs y Subirats, el principal museo catalán crecerá en una parte del enorme pabellón de Victoria Eugenia construido en 1923 (como el simétrico de Alfonso XIII) por Josep Puig i Cadafalch. En concreto, en 3.500 metros cuadrados; o lo que es lo mismo, un cuarto del pabellón ya que, explicaron, el Ayuntamiento solo dispone de 7.000 de los 14.000 metros del edificio porque Fira de Barcelona sigue teniendo en usufructo hasta 2021 de la mitad. Además, el Ayuntamiento se reserva la mitad de sus 7.000 metros para “organizar exposiciones de otros equipamientos museísticos como Caixaforum, el pabellón Mies van der Rohe y la Fundación Miró”, aunque el Ayuntamiento reconoce que no es una demanda que hayan hecho estos u otros equipamientos. Este espacio también podría acoger exposiciones internacionales de gran formato, “como la que se pudo ver en el DHUB sobre David Bowie”, apuntaron.

Según Subirats, las obras de reforma del edificio que han tenido un coste de 5 millones de euros (2,5 para reformar el edificio y otros 2,5 para las instalaciones necesarias para poderlo abrir) se acabarán a finales de este año. En ese momento se entregará a la Generalitat. “Invertiremos otros 2,5 millones provenientes de un Fondo Feder para acondicionarlo para que puede funcionar como lugar de exposiciones o como museo”, ha apuntado Borràs, que no se ha atrevido a aportar fecha para el fin de los trabajos.

Foto aérea de 1923 en el que se ven los pabellones de Puig i Cadafalch y las cuatro columnas originales, derribadas en 1928.
Foto aérea de 1923 en el que se ven los pabellones de Puig i Cadafalch y las cuatro columnas originales, derribadas en 1928.

En cuanto a que el MNAC disponga de este cuarto de pabellón como un espacio más del museo o solo sea usufructuario y que se gestione directamente desde el Ayuntamiento, fuentes del Icub han asegurado que “eso está en la letra pequeña que hay que acabar de acordar”.

“Nos alegra que el tema se haya tratado en la primera reunión entre dos de las tres administraciones que forman parte del patronato del Museo [junto al Ministerio de Cultura], pero creemos que hay muchas cosas por acabar de decidir”, han explicado fuentes del MNAC tras conocer los temas tratado. Estas fuentes defienden que la ampliación del MNAC se encuentra en el Plan Estratégico que se está acabando de redactar y que se presentará en otoño después de aprobarlo el Patronato. “Lo importante es que se haga de forma consensuada entre todos”, insisten.

Otro de los temas tratados en la reunión de este martes fue la inminente convocatoria del concurso internacional para escoger al nuevo director del Auditori de Barcelona con la idea de nombrar al sustituto de Joaquim Garrigosa, que lo espera desde hace un año. También el pacto para impulsar la próxima edición, en otoño, de la participación de Barcelona como ciudad invitada en la Feria del Libro de Buenos Aires.

Borràs y Subirats, durante la reunión de este martes.
Borràs y Subirats, durante la reunión de este martes.

En estos dos temas Borràs y Subirats también han mostrado buena sintonía. Pero en lo que no estuvieron tan de acuerdo, quizá por no haber consensuado su respuesta a los medios, fue sobre la polémica ampliación del Macba, después de que se desvelara que el Ayuntamiento ha ofrecido la Capella de la Misericòrdia para que el CatSalut construya un nuevo Centro de Atención Primaria. Subirats, después de asegurar que “hay un consenso absoluto” en la necesidad de ampliar y reforzar el museo, volvió a insistir en que “hay que encontrar el espacio para este fin y que el Raval es un lugar con una alta densidad”. En este sentido, la consejera ha sido muy clara cuando ha asegurado que la única ampliación posible es en la capilla. “Fueron los términos que se aprobaron al final de 2017 por el patronato del museo del que formamos parte. El museo ha de crecer en un espacio cercano y no lejos, porque si no sería otro museo. La proximidad permite mejorar las conexiones y mantener el nombre. Crecer en otro lado no sería ampliación, sería hacer otro edificio”, ha dicho Borràs.

La consejera ha asegurado que tenían previsto comer, ella y Subirats, con la concejal del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, para tratar de este tema. Sobre la mesa estaría seguro el ofrecimiento que anunció la consejera de un espacio para construir el nuevo CAP y así poder seguir con el proyecto de construir el ágora cultural alrededor de la Plaça dels Àngels que capitanea el Macba tal y como estaba previsto.