Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ MANUEL RODRÍGUEZ URIBES Delegado del Gobierno en Madrid

“Mi prioridad en el cargo será erradicar la violencia de género”

José Manuel Rodríguez Uribes toma posesión mañana lunes como nuevo delegado del Gobierno en Madrid

José Manuel Rodríguez Uribes, el pasado jueves en su despacho oficial.
José Manuel Rodríguez Uribes, el pasado jueves en su despacho oficial.

José Manuel Rodríguez Uribes (Valencia, 1968) toma posesión mañana como delegado del Gobierno en Madrid. Doctor en Derecho, es profesor de Filosofía del Derecho y Filosofía Política en la Universidad Carlos III desde 2004. El ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba le propuso en 2006 que estuviera al frente de la Dirección General de Atención a Víctimas del Terrorismo, cargo que ejerció hasta final de 2011. Después regresó a la universidad. Está casado y tiene un hijo.

Pregunta. ¿Cómo han sido los primeros días al frente de la Delegación del Gobierno?

Respuesta. Ha sido un aterrizaje en poco tiempo. Es verdad que tengo experiencia y conozco cómo funciona la Administración, pero la delegación es mucho más que eso, porque es en definitiva la representación del Gobierno en la Comunidad Autónoma.

P. ¿Se esperaba que le nombraran para este cargo?

R. No me esperaba que me nombraran para ningún cargo. Estoy comprometido con Pedro Sánchez desde el principio, desde las primeras primarias que hizo. Me parecía que representaba una forma de entender la política muy necesaria para nuestro país. Hace poco más de un año que entré en la Ejecutiva del PSOE como responsable de Laicidad. La culpa fue un libro que escribí, Elogio de la Laicidad, del que entregué un ejemplar a Pedro Sánchez.

P. El que se haya formado un gobierno con tan poco respaldo parlamentario, ¿puede suponer que un mandato corto al frente de esta delegación?

R. Esto no es nuevo. En los últimos años, con la irrupción de Podemos y de Ciudadanos, se ha dado una fragmentación de la vida parlamentaria. El PP ha estado gobernando en minoría, más amplia, pero sin mayoría absoluta. Debemos acostumbrarnos a que estamos en una democracia parlamentaria y entender que, cuando no hay mayorías absolutas, debemos entendernos más, hablar más, buscar los puntos que nos unen y ahí sacar soluciones a los problemas de los ciudadanos. No tengo un temor especial por eso.

P. ¿Le sorprendió que Sánchez dijera que agotará la legislatura?

“Nos enfrentaremos con determinación contra la prostitución”

R. Lo que él ha dicho es que su pretensión es agotar la legislatura. Desde ciertos partidos se ha criticado la forma de acceder al gobierno a través de una moción de censura. Pero se trata de una figura constitucional que tiene carácter constructivo. El candidato tiene que proponer un programa de gobierno. Otra cosa es lo que suceda en función de los apoyos.

P. ¿Le ha comentado Pedro Sánchez que tiene que hacer al frente de la delegación?

R. Me ha expresado su confianza en que voy a hacer un buen trabajo, que yo espero no defraudar. Me ha sugerido de dialogar mucho con la Comunidad Autónoma, con los Ayuntamientos, es decir, de trabajar de forma coordinada y solidaria con las otras Administraciones. Y también escuchar mucho. Vengo con la voluntad de recorrerme el territorio, los municipios grandes y pequeños, para ver sus necesidades y hacer de enlace con los ministerios.

P. Que la Comunidad y el Ayuntamiento sean de signo político distinto, ¿planteará dificultades en ese diálogo que busca?

R. Cualquier partido político aspira a gobernar en todas las instituciones y estar cómodo. Lo que sucede en la Comunidad de Madrid es un reflejo de lo que ocurre en esta sociedad plural en la que vivimos. Hay un presidente del PP en el Gobierno regional, una alcaldesa de Ahora Madrid en el Ayuntamiento y hay un delegado del Gobierno del PSOE. Eso nos obliga a entendernos.

P. ¿Qué le parecen los datos de seguridad de la región?

“Pedro Sánchez me ha sugerido mucho diálogo con otras Administraciones”

R. Estoy estudiando la memoria de la delegación de 2017 y tampoco puedo hacer una valoración rigurosa. La seguridad es la garantía de la libertad y tenemos que pensar siempre que las medidas de seguridad son un medio para que las personas puedan ser libres. Así es cómo voy a enfocar todo esto.

P. ¿Conoce el problema de los narcopisos?

R. He leído que es un problema importante y también lo estudiaré con detenimiento. De momento, debo esperar a tener una decisión fundamentada.

P. ¿Y el de la prostitución?

R. Vengo del mundo de los derechos humanos. He dirigido el instituto universitario Bartolomé de las Casas. Eso influye en mi manera de ver las cosas. Todo lo que tiene que ver con abusos, con vulneración de derechos humanos, la trata de persona entre ellas, nos vamos a enfrentar con determinación y a tratar que eso no se produzca.

P. Igual ocurrirá con la violencia machista, ¿no?

R. Hay un plan en la Delegación, que en la medida de mis posibilidades voy a tratar de ampliar y reforzar. Esa es la gran lacra de este país todavía. Yo fui director de atención a víctimas del terrorismo y, cuando a veces hecho la vista atrás, me doy cuenta de que mueren más mujeres por acciones violentas machistas que personas han muerto por acciones terroristas. Solo eso ya es un dato escalofriante que tenemos que combatir. Si me dijera una prioridad en este cargo, sería esa, erradicar la violencia de género en este país.

P. ¿Ya sabe quién va a ocupar el puesto de subdelegado?

R. Tengo en la cabeza nombres, pero no he elegido ninguno. Para serlo, se exige ser alto funcionario de la Administración. Eso condiciona también el perfil.

P. ¿Ni siquiera si será mujer?

R. No, porque entre los que tengo en la cabeza hay hombres y mujeres. Desde luego, intentaré respetar la paridad que es una gran conquista y que este gobierno ha dado ejemplo de una forma mayúscula. La paridad también la puedo hacer con el gabinete y las personas de la Guardia Civil o de la policía. Lo maduraré estos días y lo tendré decidido tras la toma de posesión.

“El vídeo de Cifuentes es inaceptable en la ética pública”

P. ¿Qué opina del escándalo del máster de Cristina Cifuentes?

R. Más allá del caso Cifuentes, uno de los problemas de la política española, y más singularmente del PP, es que no entendió bien que el concepto de responsabilidad política es independiente del concepto de responsabilidad penal. Eso lo llevó a un callejón sin salida cuando se produjo la sentencia de la Gürtel. El caso de Cifuentes es un ejemplo más de esa filosofía errónea. Cuando hay indicios serios de irregularidades es mejor asumir la responsabilidad política y defenderse, y no esperar a que las cosas alcancen una dimensión inaceptable para la ciudadanía. Si en el momento que salió la noticia del máster, ella hubiera dicho que no se realizó con todas las garantías necesarias, no habría tenido que soportar toda esa presión que la llevó a dimitir. Por cierto, con un vídeo que es inaceptable en la ética pública, que sale siete años después. No me gusta nada ese mundo que es capaz de sacar un vídeo de ese tipo, más allá de la acción de ella.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram