Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts per Catalunya y ERC también se reparten los cargos mejor pagados de la Generalitat

Un total de 30 directivos de entidades del sector público cobran más de 100.000 euros al año

Elsa Artadi y Pere Aragonès, en la primera reunión del Govern.
Elsa Artadi y Pere Aragonès, en la primera reunión del Govern. GTRES

Un total de 30 directivos de entidades del sector público de la Generalitat cobran más de 100.000 euros al año. Se trata de retribuciones que siempre han estado bajo la lupa porque, en algunos casos, incluso superan el salario de consejeros del Govern o del propio presidente de la Generalitat. La llegada del nuevo Ejecutivo catalán, de Junts per Catalunya y Esquerra, ya ha implicado movimientos y se esperan más en los próximos días. La atención se centra en qué pasará en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), de la que dependen TV3 y Catalunya Ràdio.

El pacto de Gobierno entre Junts per Catalunya y ERC implicó repartir las consejerías a partes iguales. Los departamentos son casi compartimentos estancos en los que cada formación decide no solo quiénes son los asesores y los directores y secretarios generales, sino también los 126 directivos de las 146 empresas, consorcios, institutos y fundaciones que penden de la Generalitat.

El sueldo de un conseller, de acuerdo a los Presupuestos catalanes y teniendo en cuenta el aumento salarial del 1% establecido por el Gobierno central, es de 110.759 euros al año. La retribución del presidente de la Generalitat llega a los 146.925 euros. Dentro de los directivos de las entidades del sector público hay un total de doce cargos que superan o igualan las cantidades de los consejeros. Es el caso de de Enric Ticó, presidente de Ferrocarrils de la Generalitat (129.652 euros) o el director de la misma entidad, Pere Calvet, que recibe cada año una retribución de 138.893 euros.

Otros cargos con retribuciones superiores o casi idénticas a las de un consejero del Govern son la dirección del Incasòl (115.193 euros); la de la Agencia Catalana del Agua (su director Jordi Agustí gana 114.874) o el presidente de Infraestructuras de la Generalitat de Catalunya S.A (110.758 euros). Estos datos se encuentran en el portal de transparencia de la Generalitat.

Más allá del debate sobre la idoneidad de los salarios, la Generalitat trabajaba, desde hace cuatro años, en un reglamento que concrete el tope en los salarios públicos y racionalizar así las retribuciones. Ese documento busca concretar el acuerdo entre la extinta Convergència Democràtica y Esquerra de poner un límite y que se suscribió en los Presupuestos de 2014. Aprobarlo es una de las tareas que debería abordar el Ejecutivo que lidera Quim Torra.

El cambio de Govern ya ha provocado movimientos dentro de los altos cargos de las entidades del sector público, que suelen ser de libre designación, con grandes responsabilidades pero también muy buenas retribuciones. En Sanidad, en manos de Esquerra Republicana, ya hubo dos cambios. Candela Calle y David Elvira fueron relevados de la Dirección General del Instituto Catalán de la Salud y del Servicio Catalán de la Salud, respectivamente. Las retribuciones por estos cargos durante el mandato pasado fueron de 109.663 y 108.402 euros. Sus reemplazos son Josep Maria Argimon y Adrià Comella.

Los consorcios e institutos sanitarios, de hecho, son los que tienen en general mejores sueldos. La gerente del Consorcio Mar Parc de Salud de Barcelona, Olga Pané, tiene un suelo de 126.270 euros. Su nombramiento depende del consejo rector del consorcio, en el que la consejera Alba Vergés tiene voto pero donde no hay planes de hacer cambios.

Desde la Vicepresidencia de la Generalitat, también en manos de los republicanos, informan que se han ratificado en los cargos a los cuatro directivos de Infraestructuras de la Generalitat de Catalunya que ganan más de 100.000 euros, pese a que ya habían llegado un acuerdo para ajustar su retribución al tope establecido. Se trata del presidente Joan Jaume; el director de Servicios Jaume Nart; el director de producción Jordi Joan Rosell y la directora de contratación Pilar Matesanz. Jaume es el presidente que el entonces vicepresidente Oriol Junqueras puso al frente de la empresa tras el escándalo del caso 3%.

La designación de Damià Calvet como consejero de Territorio y Sostenibilidad ha dejado disponible el cargo de director del Incasòl. Territorio, de hecho, es el departamento donde los sueldos son más altos. A parte del de Ticó (que también preside por el mismo sueldo otras cuatro entidades), el director de la Agencia de Residuos, Josep Maria Tost, recibe 111.482 euros al año. El máximo responsable de la Autoriad Metropolitana del Trasporte, Pere Torres, gana lo mismo que un conseller.

La renovación más mediática será de la CCMA. Esta está encallada porque la mitad de los miembros del consejo de Gobierno está en funciones. Este órgano, elegido por un pacto parlamentario, decide los altos cargos de TV3 y Catalunya Ràdio. Hay algunas vacantes, pues Brauli Duart y Andreu Martínez se fueron a Interior.

Otros cargos están más blindados de la coyuntura política ya que se realizan concursos de méritos para designar a los responsables. Tal es el caso del director del MNAC, Josep Serra. En una situación idéntica está Francesc Xavier Albertí, el director artístico del Teatre Nacional de Catalunya (110.759 euros). El director del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries será elegido el próximo 10 de julio bajo este mismo esquema.