Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así será la playa urbana de Colón que el Ayuntamiento de Madrid planea instalar este verano

La empresa Ant Company quiere cobrar 9 euros por día y cinco por las tardes. El Consistorio está estudiando la propuesta

El Ayuntamiento de Madrid estudia permitir que este verano la firma Ant Company construya una playa artificial en la plaza de Colón. El proyecto, similar a otros llevados a cabo en varias ciudades europeas, cuenta con instalaciones acuáticas. La iniciativa sería público-privada, según explicó este lunes la alcaldesa, Manuela Carmena. El Consistorio está trabajando para permitir ese parque acuático a partir de julio. Fuentes municipales apuntan que existen discrepancias sobre la posibilidad de que sea de pago. La socialista Mar Espinar reprochó al gobierno que ceda "un cachito de espacio público" a unos inversores.

La alcaldesa explicó en la comisión municipal de Cultura que el proyecto de playa urbana se inspira en los de ciudades como París, Amsterdam, Londres o Kiev. "Una playa es una actividad que puede resultar interesante", añadió la regidora, preguntada por la edil socialista Mar Espinar, quien exigió al Ayuntamiento que hable con los vecinos antes de poner en marcha la iniciativa.

Los chorros de agua de Madrid Río
Los chorros de agua de Madrid Río

De momento, el Consistorio está evaluando el proyecto, conocido como Mad Beach y promovido por la empresa The Ant Company, como adelantó La Razón y recogió el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el pasado día 6. La regidora reconoció este lunes que la Secretaría General Técnica del Ayuntamiento está trabajando en el asunto.

Una portavoz del Área de Cultura subrayó que el proyecto de la playa de Colón no es municipal, sino de un promotor privado. "El Ayuntamiento le ha solicitado las licencias, que se otorgarían una vez que los promotores envíen toda la documentación necesaria y si se cumplen todos los protocolos y requisitos".

El primer boceto —los promotores señalan que la distribución de los elementos puede cambiar— plantea un espacio con una piscina de olas, chiringuitos, zonas de descanso y más actividades de ocio y entretenimiento.

Uno de los puntos clave es el posible coste para acceder a la instalación. La socialista Espinar preguntó este lunes si "la piscina de olas, las cabañas de madera, los chiringuitos y las hamacas balinesas" convertirán ese punto de la ciudad en una suerte de "Babilonia playera". Palabras ante las cuales la regidora manifestó cierta sorpresa y defendió que el gobierno socialista de la ciudad de Sevilla también está instalando "una playa similar" a la que puede ver luz en Madrid, entre julio y agosto.

Espinar recordó que la playa urbana de Sevilla ofrece el acceso gratuito al recinto, y que solo las actividades —como el uso de las pistas deportivas y las piscinas— tienen un coste de cinco euros. En la capital, según pudo saber este diario, la promotora baraja un coste diario de entre cinco y nueve euros, dependiendo de las horas de acceso al recinto, aunque el responsable del proyecto, José Carlos Guerra, añadió que "aún no está confirmado".

El pasado mes de mayo, el distrito de Salamanca, dirigido por el concejal Pablo Carmona (Ahora Madrid), cedió la competencia para llevar a cabo las negociaciones con la promotora al Área de Cultura, dirigida por la alcaldesa, según recoge el boletín oficial. Este lunes, una portavoz del edil mantuvo que esa decisión la tomó el propio distrito, por los mayores conocimientos técnicos del Área de Cultura y "por la relevancia del proyecto a nivel de ciudad". Aunque añadió que en un primer momento se abogó por un acceso gratuito a la playa urbana.

A la espera de la licencia

Fuentes municipales apuntaron que existe "cierto malestar" en el equipo de gobierno ante la posibilidad de que el acceso a las instalaciones sea finalmente de pago. No obstante, los portavoces del Ayuntamiento niegan que exista una confrontación interna sobre el asunto con la facción de Ganemos, de la que forma parte el concejal de Salamanca. Ganemos, que dio vida, junto a Podemos, IU y Equo, a la coalición de Ahora Madrid en 2015, ha sido crítico en el pasado con algunas decisiones del gobierno; por ejemplo, con el proyecto urbanístico de prolongación del paseo de la Castellana.

"No nos parece bien privatizar todo el acceso a la plaza", declaró la portavoz de Carmona, aunque sostuvo que no tienen la intención de entorpecer el proyecto. "La primera vez que lo plantearon en la junta del distrito sí que pusimos una serie de requisitos, sobre patrocinio y entradas. No nos parecía lo más correcto privatizar la plaza por lo de la playa. Pero esto sucedió en enero y febrero. Y nos contaron que cambiarían [el proyecto] según los requisitos que desde la junta hiciésemos", especificó la portavoz.

"En todas las ciudades europeas suele existir una playa", afirmó este lunes la alcaldesa en la comisión de Cultura, para comparar la iniciativa con las pistas de hielo que se instalan en invierno en la capital. "Una playa puede ser interesante y divertida, como la tienen las grandes ciudades", añadió Carmena.

La regidora hizo referencia a playas urbanas como las de París: en meses estivales, los márgenes del Sena se convierten en un espacio lleno de tumbonas y chiringuitos. Los parisinos y los visitantes pueden disfrutar de espacios gratuitos (zonas de césped y hamacas, entre otros). También Amsterdam tiene varias playas urbanas, donde es posible descansar o jugar a voley-playa.

El promotor pide nueve euros por entrada y exige no meter comida

El Ayuntamiento de Madrid planea aprobar un proyeto de playa artificial con unas instalaciones acuáticas en la plaza de Colón, que se llamará Mad Beach. El responsable del proyecto de la promotora Ant Company, José Carlos Guerra, explicó a EL PAÍS que ha propuesto al Consistorio que el acceso a la instalación no sea gratuito. "La entrada tendrá un coste de nueve euros el día completo, y cinco euros media tarde", afirmó. Y añadió: "Las actividades en el interior serán gratuitas".

No obstante, la empresa, con sede en Madrid, agregó que solo se trata de una propuesta: "Esos precios son los que le hemos pedido al Ayuntamiento. Aún no están confirmados por él". Asimismo, Guerra mantuvo que su proyecto consiste en prohibir a los usuarios acceder a las instalaciones con comida: "No se podrá meter comida al recinto, se dispondrá de un chiringuito con unos precios muy populares", afirmó.

La alcaldesa, Manuela Carmena, que calificó la propuesta de "interesante", añadió durante la comisión de Cultura que después de la playa en Colón, podrán "proliferar" iniciativas similares en otros espacios de la ciudad.