Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desahuciada una familia de Sant Antoni con la intervención de los Mossos

El Ayuntamiento de Barcelona asegura que ha negociado con la propiedad "hasta el último momento"

La pareja desahuciada en la calle de Parlament carga sus pertenencias en una furgoneta.
La pareja desahuciada en la calle de Parlament carga sus pertenencias en una furgoneta.

Los Mossos d'Esquadra han ejecutado este miércoles por la fuerza el desahucio de una familia con tres menores en el barrio de Sant Antoni de Barcelona. No era la primera vez que estos vecinos del número 1-3 de la calle del Parlament tenían fijada fecha de desahucio. Y como en las otras dos ocasiones, numerosos vecinos y activistas del Sindicato de Barrio, el de Inquilinos o de la plataforma Fem Sant Antoni se habían concentrado en la calle desde las nueve de la mañana con la intención de disuadir a la comitiva judicial de entrar. Esta vez incluso habían colocado vallas ante la entrada del edificio.

Sobre las 12 horas del mediodía, agentes antidisturbios han roto el cordón vecinal sacando uno a uno a los manifestantes y han subido hasta el primer piso, donde han derribado la puerta, pese a los muebles que la familia había colocado detrás. Durante la entrada se han producido forcejeos y los agentes se han llevado a algunos activistas. No ha habido detenciones, pero sí identificaciones, precisan fuentes de la policía autonómica. La indignación por la actuación policial y ha estallado en las redes, con textos críticos acompañando fotos y vídeos.

La familia desahuciada este miércoles es una de las tres que quedaban en la finca. Los otros dos son inquilinos de renta antigua. La pareja desahuciada la forman Asad y Tayyada, son de origen pakistaní, y tienen tres hijos de 13, 11 y 8 años. Asad no se cansa de explicar que hace dos años una empresa les alquiló el piso. Les pidieron 1.500 euros de cuota mensual y fianza. Pero nunca más les vieron. Ni pagaron en dos años, de ahí que su situación legal fuera una ocupación ilegal de la vivienda.

El Ayuntamiento de Barcelona ha informado de que la familia será realojada en una pensión de la ciudad y ha explicado que el consistorio "ha estado negociando con la propiedad del edificio hasta el último momento". Sobre la actuación policial, el consistorio ha afirmado que "no hará ningún comentario". Este mediodía, justo cuando Asad y Tayyada estaban cargando sus pertenencias en una furgoneta han llegado sus tres hijos de la escuela y se han encontrado que no podían subir al piso.

Este edificio de la calle de Parlament casi tocando a la avenida del Paral.lel se ha convertido en una metáfora de lo que ha ocurrido en el barrio de Sant Antoni. Finca de propiedad vertical con inquilinos que fue comprada por un fondo de inversión y que, de forma simultánea, ha ido rescindiendo los contratos mientras hacía obras de rehabilitación en zonas comunes y pisos, algunos convertidos en pisos turísticos. Las entidades señalan como propietaria a la empresa Elix. Esta, a su vez, asegura que ya no es propietaria, a lo que las entidades replican de nuevo que lo es una filial de la misma firma.

Desde Fem Sant Antoni, uno de sus portavoces, Vladi Olivella, ha denunciado la actuación policial, pero ha dicho que el desahucio es la última fase de un "problema de emergencia habitacional en la que también tienen responsabilidad la legislación y el sistema judicial".

Más información