Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AP-7, territorio vedado para los ladrones de autopista

Un juez impone una orden de alejamiento de 200 metros en los más de 1.000 kilómetros de autopista a un grupo de hurtadores

Un juez impone una orden de alejamiento en toda la AP-7 a un grupo de ladrones de autopistas

La autopista AP-7, que recorre la costa mediterránea, desde la frontera con Francia hasta Algeciras, se ha convertido en territorio vedado para una activa banda de ladrones. El juzgado de instrucción 1 de Granollers ha dictado una orden de alejamiento de 200 metros de la vía para el grupo. "Cualquier coche patrulla que les vea en una calle paralela, les podrá detener", ha explicado hoy en rueda de prensa el intendente de los Mossos Josep Guillot. Es la primera vez que se toma una medida así, que afecta a los más de 1.000 kilómetros de longitud de la autopista, desde Cataluña hasta Andalucía. Los Mossos habían obtenido órdenes de alejamiento en otras operaciones, pero solo afectaba al tramo catalán.

La orden pesa sobre 12 de los 15 detenidos por la policía catalana, del que consideran que era el grupo criminal más activo en las autopistas catalanas. Sus víctimas solían ser turistas, a los que abordaban de dos maneras distintas. En algunos casos, localizaban el vehículo, le pinchaban la rueda sin que el dueño se diese cuenta, y cuando este no podía arrancar de nuevo, tenían la excusa para "acercarse, darle conversación y empezar a actuar", contó Guillot. En otros casos, "mediante señas, daban indicación para que el conductor se parase. O en el arcén o en un área de servicio", y les enredaban, haciéndoles creer que habían sufrido algún tipo de avería.

En ese momento, se dividían los papeles. Una persona seguía al volante del coche de los ladrones; otra, distraía al conductor del vehículo que querían robar; y un tercero, "se dedicaba al hurto", abriendo con disimulo la puerta del copiloto o la trasera, y llevándose todo lo que hubiese. Los Mossos acusan al grupo de 47 hurtos al descuido en medio año por valor de 150.000 euros, 11 delitos contra la seguridad del tráfico, 5 falsificaciones documentales y 1 robo con intimidación.

La investigación nace en diciembre, con el robo de 27.000 euros a una pareja de extranjeros. Los Mossos comprueban que se trata de un grupo de kosovares, algunos de ellos ya fichados en otras ocasiones. Al final, llegan a identificar a 20 personas como integrantes de la organización, a los que les constan en total 242 detenciones por hurtos en Cataluña. "La Multirreincidencia es un problema agravado, actúan continuamente y casi cada día", lamenta Guillot. Además, muchos de ellos son itinerantes: se mueven por toda Europa, con antecedentes en Italia, Francia y Alemania. Solo seis de ellos tenían residencia fija en Cataluña, el resto se hospedaba en hoteles con documentación falsificada.

Los Mossos celebran la desarticulación del grupo, justo ahora que se acerca el verano, cuando hay más trasiego de turistas, que son sus víctimas preferidas porque no todos ponen denuncias y suelen llevar objetos de valor. "Hemos comprobado que con las medidas de alejamiento, dejan de actuar en la zona", asegura Guillot, porque la pena por el quebrantamiento de condena es mayor. En total, el pasado 6 de junio los agentes entraron en cinco domicilios, donde encontraron además de 15.000 euros, monedas de Polonia, Madagascar, Argentina, Suiza, Canadá, Estados Unidos y Rumanía. El juez decretó libertad con cargos para los 15 detenidos.