Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau pacta con las funerarias abaratar los entierros a las familias sin recursos

La renta será el criterio para tener derecho a bonificaciones, lo que permitirá pasar de un 2% a un 4% beneficiarios

Tanatorio de Sant Gervasi, en Barcelona.
Tanatorio de Sant Gervasi, en Barcelona.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y las dos grandes empresas de servicios funerarios que operan en la ciudad, Mémora y Àltima, han llegado a un acuerdo, con la participación del PDeCAT, para regular los entierros de personas con pocos recursos. Hasta ahora, el criterio para acceder a servicios funerarios bonificados o gratuitos no estaba regulado y con el acuerdo dependerá de la renta de la familia. El pacto permitirá doblar las personas beneficiarias: de 300 a 600 al año.

El equipo de Colau abrió hace dos años un frente que no tenía previsto en su programa electoral: la creación de una funeraria pública que permitiera abaratar los entierros, que algunos estudios sitúan como los más caros de España. En las últimas décadas, el Ayuntamiento ha vendido el 85% de su participación en lo que fue la empresa pública de servicios funerarios (hoy Mémora) y hoy solo mantiene en manos municipales los cementerios.

Tras dos años de tira y afloja con la oposición y una gran presión de los dos operadores privados (la citada Mémora y Àltima) y al constatar la por ahora imposibilidad de sacar el proyecto adelante, si no hay un cambio de opinión de los concejales del PSC para sumarse al acuerdo, el balance se saldará con la regulación de los servicios funerarios para las familias con menos recursos.

Hasta ahora, los servicios gratuitos o bonificados, que son obligatorios para las funerarias por ley y representan un 2% del total de defunciones (4% si se cuentan los fetos fallecidos antes de nacer), los prestaban Mémora y Àltima después de recibir una autorización de los servicios sociales municipales. “Pero no había unas condiciones claras sobre qué personas podían acceder”, informó ayer el Ayuntamiento.

El consistorio estima que el número de familias que se benefician de estos servicios se doblará, porque “los servicios sociales acreditarán el acceso a los servicios en función de la renta, el Indicador de Renta Suficiente de Cataluña (IRSC)”. De acuerdo con el pacto, las funerarias aportarán un millón de euros anuales y si el coste fuera superior lo aportará el consistorio, ha explicado este viernes el concejal de presidencia, Eloi Badia.

El nuevo baremo fija servicio gratuito para las personas que ingresen el IRSC igual o inferior a 0,66; y con una rebaja del 80% para las que tengan unos ingresos hasta el índice (360 euros sobre un precio de 1.800). El servicio básico que incluye la recogida del difunto, el féretro, las prácticas higiénicas y sanitarias del difunto y su depósito, y el traslado a un tanatorio o cementerio de la ciudad. Este servicio básico no incluye velatorio ni funeral, aunque si las familias quisieran también tendrían una rebaja.

Tanto Mémora como Àltima celebraron ayer el acuerdo alcanzado, al tiempo que subrayaron la calidad de los servicios funerarios que prestan en Barcelona. El director general del área de Àltima, Josep Ventura, recordó además que en Cataluña, “a diferencia del resto de comunidades, de los servicios de beneficiencia siempre se han encargado las empresas funerarias, que han asumido el coste cuando los servicios sociales municipales de los Ayuntamientos lo han considerado”.

Más información