Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La funeraria pública de Barcelona ofrecerá entierros por 2.400 euros

El Ayuntamiento inicia los trámites para crear la empresa municipal de servicios funerarios

Tanatorio de Sant Gervasi.
Tanatorio de Sant Gervasi.

La funeraria municipal que creará el gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ofrecerá servicios funerarios (velatorio y ceremonia) a un precio que oscilará entre los 2.400 y 4.700 euros, unas tarifas que están notablemente por debajo de la media actual en la ciudad, de 6.400 euros. El coste del crematorio o el entierro en el cementerio, como ahora, será un 10% más. La creación de la futura empresa de servicios funerarios, que dependerá de Cementerios de Barcelona, ha sido aprobada inicialmente en la comisión de Presidencia con los votos de Barcelona en comú, PSC, ERC y la CUP y la abstención de CiU, Ciutadans y PP.

El operador energético supondrá un ahorro de 500.000 euros

Si por la mañana se ha aprobado inicialmente la creación de la funeraria municipal, en la comisión de Urbanismo de la tarde se ha dado luz verde al operador energético municipal, que dependerá de la empresa Tersa. También ha sido Eloi Badia quien ha explicado que la operadora supondrá un ahorro en gasto energético de 500.000 euros al Ayuntamiento. 

Actualmente el consistorio genera, a través de la quema de residuos y las placas fotovoltaicas del Fòrum, el 80% la energía que consumen sus edificios y servicios. La futura operadora busca que los ciudadanos sean "motor de la soberanía energética" y promover "la energía de proximidad, de fuentes renovables y conectar a quien quiere generar con quien quiere consumir". Sobre lo que todavía no hay detalles es respecto a la futura implantación de placas en las azoteas o en la fórmula para ser cliente de la futura operadora.

Estos tres grupos están de acuerdo en la necesidad de bajar las tarifas, pero recelan de la capacidad de un tanatorio municipal, con seis salas en comparación con las 70 existentes, para conseguir una rebaja del coste de morirse en la ciudad. El concejal de Presidencia, Eloi Badia, responde que crear precios de referencia "sí surtirá efecto y el resto tendrán que replantear sus tarifas".

Badia ha explicado que el futuro tanatorio municipal estará ubicado junto a cementerio de Montjuïc y tendrá seis salas para velar a los difuntos. Cuatro serán de la empresa municipal y las otras dos se abrirán a otros operadores. En paralelo a la creación de la nueva empresa, el ejecutivo de Colau trabaja en la modificación de la Ordenanza de Servicios Funerarios, para suavizar las condiciones que actualmente se exigen a las empresas. Se les pide, por ejemplo, que tengan grandes flotas de vehículos o que tengan crematorio, lo que impide, a juicio de Badia, la competencia.

El trámite final de la creación de la nueva empresa está previsto para febrero o marzo del año que viene y la futura funeraria abriría en 2019. "Aunque si podemos, antes", ha dicho Badia. Sobre el 15% de la propiedad que el Ayuntamiento todavía mantiene de Servicios Funerarios desde que arrancó la privatización en 2010 (con el alcalde Jordi Hereu) y que ya está previsto vender, el concejal también ha explicado que la venta se retrasará (finales 2017 o comienzos de 2018), pero que deberá hacerse efectiva antes de la puesta en marcha de la nueva compañía.

Durante la comisión, un grupo de trabajadores de Servicios Funerarios han protestado y han expresado su temor a que empeoren sus condiciones laborales cuando la compañía esté en manos privadas al 100%. "Estaremos al lado de los trabajadores", ha asegurado Badia, aunque ha reconocido que incluso ostentando el 15%, su margen de maniobra actual es muy limitado.

Más información