Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Òmnium ‘avisa’ a Planeta

La entidad cambia las bases del premio Sant Jordi, que sólo podrán editar empresas “con la sede física o fiscal en los Països Catalans”

El escritor Joan-Lluís Lluís, último ganador del Sant Jordi de novela.
El escritor Joan-Lluís Lluís, último ganador del Sant Jordi de novela.

La decisión de Òmnium Cultural, convocante del premio Sant Jordi de novela, de abrir un concurso para editar el galardón al que sólo se podrán presentar “editoriales o grupos que tengan la sede física y fiscal en los Països Catalans” pone en jaque al Grupo Planeta, que en los últimos 11 años ha publicado en exclusiva (gracias a dos convenios de cinco años y una prórroga) la obra ganadora a través de Edicions Proa. El hecho que este histórico sello forme parte del Grup 62 (la rama de edición en catalán de Planeta, de la que posee el 78,5%) y que éste no haya trasladado su sede social ni fiscal como sí ha hecho la empresa matriz por la situación del procés le permitirá seguir optando a publicar el galardón, el sistemático best-seller por antonomasia de las letras catalanas.

Pero Òmnium también ha estrechado el cerco por otro lado: las nuevas bases --que llevarán al ganador del concurso a coeditar con la entidad las tres próximas obras ganadoras (hasta el 2020), con una tirada mínima de 15.000 ejemplares y el compromiso de tener la novela en librerías antes del 28 de febrero-- limitan a tres el número de ediciones consecutivas que podrá encadenar la misma editorial, con lo que se rompe el monopolio de Planeta. Òmnium responde tácitamente así a diversas voces que, desde los ámbitos más catalanistas tanto del sector editorial como desde su propio seno, señalaban la contradicción de que la entidad que tan activamente se está significando en el procés --hasta el extremo de tener a su presidente, Jordi Cuixart, en prisión--, esté manteniendo su preciado y simbólico premio (fundado con objetivos resistencialistas en 1960 por quienes un año después crearían la entidad) en manos de un grupo editorial contrario al secesionismo y que trasladó su sede a Madrid tras el referéndum del 1-O.

“Estamos en sintonía total con Òmnium en su afán de renovar y relanzar el galardón y desde Proa-Grup62 nos presentaremos con un proyecto en esa línea”, se ha apresurado a aclarar el director editorial de Grup 62, Emili Rosales, que no quiso avanzar nada del proyecto en el que ya trabajan ni valorar la decisión de Òmnium. La entidad cultural enmarcó el anuncio del concurso en una estrategia “a medio plazo con la cual buscamos fortalecer el sector, incrementar los lectores y abrir puertas a editoriales y autores”. En esa línea, ha anunciado que la cuantía actual del galardón, de 60.000 euros, será independiente de lo que puedan generar los derechos de autor, lo que convierte al Sant Jordi en el galardón mejor dotado de la literatura en catalán. También está previsto renovar totalmente el jurado, cuyos miembros serán designados por la propia entidad. Todo ello se une al recientemente creado Premi Òmnium a la mejor novela publicada del año, que en febrero reconoció Els Estranys, de Raül Garrigasait, con 20.000 euros para su autor y 5.000 para la editorial (Edicions de 1984) para promocionarla.