el final de eta

La carta del PP a la exetarra Gisasola: “Carmen, ¿quién mató a Manuel?”

Amaya Fernández, ‘número dos’ de los populares vascos, pide a la exdirigente de la banda que dé el paso de colaborar con la Justicia y anime a otros activista a esclarecer crímenes

Carmen Gisasola, exdirigente de ETA, en una imagen de archivo.
Carmen Gisasola, exdirigente de ETA, en una imagen de archivo.JAVIER HERNÁNDEZ

“Creo que estás a tiempo de sentar un precedente y de que el arrepentimiento que proclamas deje de ir de la mano de un silencio que sigue obstruyendo la vida de cientos de víctimas del terrorismo”. Así termina una carta que Amaya Fernández, secretaria general del PP vasco, ha remitido a la exetarra Carmen Gisasola, distanciada de la estrategia terrorista de ETA y acogida a la vía Nanclares. La misiva es un llamamiento para que Gisasola dé el paso de colaborar con la Justicia en el esclarecimiento de asesinatos de la banda que siguen sin estar resueltos y pida que otros etarras hagan lo mismo.

Más información

Fernández le reconoce a Gisasola su decisión de marcar distancia con la lucha armada: “Te escribo porque creo que puedes y debes ayudar en la construcción de un escenario digno tras décadas de disparos y bombas”. Y añade: “Sé muy bien que hoy te posicionas en contra del terrorismo y que incluso has llegado a pedir a ETA y a su mundo que reconozcan la injusticia del asesinato selectivo de seres humanos”. Sin embargo, la dirigente del PP le recomienda que este gesto tiene que ir “acompañado de hechos”, para que el arrepentimiento, “importante”, “no sea una mera pose y vaya acompañado de la colaboración con las autoridades en el esclarecimiento de asesinatos no resueltos”.

La número dos del PP vasco ha enviado hoy esta carta a la Secretaría de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, dirigida por Jonan Fernández, para que se la hagan llegar a Gisasola. Fue integrante del comando Vizcaya, hasta su detención en Francia en 1990. Extraditada a España en 2001, fue juzgada por la Audiencia Nacional por varios atentados, entre ellos el asesinato, el 24 de junio de 1985 en la localidad vizcaína de Lekeitio, del marinero Ignacio Montes Abad, por el que fue condenada a 27 años de cárcel. También fue condenada a 23 años por el asesinato en junio de 1983 de un civil, Eduardo Vadillo, alcanzado por una bomba al paso del vehículo de un teniente coronel de la Guardia Civil en Markina (Bizkaia).

En una comparecencia reciente en la Ponencia de Memoria y Convivencia, Gisasola pidió este martes a los presos de ETA que reconozcan que “lo acaecido ha sido brutal, injusto y no tenía que existir”. Fernández le escribe ahora para recordarle que “han pasado muchos años” desde que la exdirigente etarra hizo público que dejaba la disciplina de ETA, pero le hace saber que “en todos estos años las familias de las personas a las que ETA asesinó” mientras ella formaba parte de la banda “siguen esperando no solo justicia, sino la verdad de lo que sucedió”.

La dirigente del PP vasco expone en su carta que ETA asesinó el 20 de mayo de 1986 en Arrigorriaga (Bizkaia) al agente de policía Manuel Fuentes Pedreira, “una de tantas víctimas cuyos asesinatos siguen sin estar resueltos”. “Es uno de tantos hombres, mujeres y niños con familias que siguen esperando poner cara a la persona que les arrebató a su ser querido”, dice en la misiva. El sumario judicial abierto por aquel asesinato, expone Fernández, ubican a Carmen Gisasola en un piso junto a Julián Achurra Egurola, cuyas huellas aparecieron en el taxi robado que el comando etarra empleó para matar al policía. “Nunca has hablado al respecto. Carmen, ¿quién mató a Manuel?”, le pregunta Fernández.

Otro tanto hace con otros tres asesinatos. Los perpetrados contra José Verdú Ortiz el 18 de abril de 1984 en Galdakao, contra Antonio Velasco Benito el 21 de abril de 1984 en Bilbao y contra José Calvo de la Hoz en Getxo en abril de 1989. “¿Quién le mató [a Juan]?”; “¿sabes quién asesinó a Antonio Velasco?”; “Carmen, ¿quién mató a José?”, le inquiere la dirigente del PP tras exponer las circunstancias en las que fueron muertas estas personas y la relación que Gisasola pudo tener con aquellos crímenes.

La carta termina con un llamamiento a dar un “paso importante” que permita aclarar estos atentados y, de la misma forma, siente un precedente que anime a otros terroristas a seguir el mismo camino. “Hace unos años dijiste que sientes no poder reparar lo irreparable y hoy defiendes que hay que cerrar heridas. Creo que estás a tiempo de sentar un precedente”, le dice Fernández, quien concluye con la siguiente petición: “Te pido que des el paso y pidas a otros que lo hagan”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50