Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada cuatro abuelos cuida cada día a sus nietos

Una encuesta del grupo Mémora refleja que solo el 12% de personas mayores decide cuándo cuidar a los pequeños

Una abuela con su nieta, ante el ordenador.
Una abuela con su nieta, ante el ordenador.

Conchi, de 60 años, juega con su única nieta de un año cerca de una fuente. Los padres de la pequeña han optado por no llevarla a la guardería tan pronto, así que la abuela cuida de la cada día por las mañanas. Asegura que está encantada. “Me gusta estar con ella”, dice sonriendo mientras sostiene el bebé. Igual que en el caso de Conchi, casi uno de cada cuatro abuelos cuida de sus nietos diariamente. Así lo refleja una encuesta promovida por la fundación Mémora que se ha dado a conocer este miércoles en motivo de la inaugura de FiraGran, una feria centrada en la tercera edad, que acoge hasta el sábado las Drassanes de Barcelona.

Según la encuesta, realizada a 750 personas mayores de 60 años, un 23,5% de abuelos están con sus nietos cada día -para llevarlos a la escuela y darles la comida o la cena-, ya que los padres de los pequeños trabajan. El estudio también revela que el 39% de abuelos cuida a los nietos varios días a la semana, el 17% lo hace un solo día a la semana y también el 17% lo hace de forma esporádica. Sònia Díaz, socióloga de Serveis Integrals per a l'Envelliment Actiu (Siena), empresa que ha elaborado el estudio, asegura que la última recesión económica ha reforzado el papel de los abuelos. “Con la crisis ha aflorado el rol de abuelo cuidador, que en muchos casos debe suplir el papel de la guardería o de las actividades extraescolares, que las familias no se pueden permitir”.

El estudio indica asimismo que el hecho de cuidar a los nietos es en la mayoría de casos, algo pactado y solo el 12% de los abuelos deciden cuándo les va bien. Como curiosidad, en el 1% de los casos los que deciden son los nietos. Es lo que le sucede a Ana García, de 62 años, que tiene una nieta de 11. Hace unos años, asegura, que cuidaba más de ella, pero “ahora viene cuando ella quiere”, dice con un poco de pena. “He sido maestra durante 40 años, así que estaba acostumbrada a estar con niños y estaba encantada cuando me la dejaban”, añade esta abuela.

De hecho, la mayoría de abuelos confiesan que están contentos de poder cuidar a los nietos y de ayudar a sus hijos (90%), mientras que el 4% asegura que se resignan a hacerlo, les guste o no, porque “es su obligación”, mientras que el 2% confiesa que le genera “estrés” y cansancio.

Abuelos “esclavos”

Otro de los fenómenos que empieza a surgir, y sobre el cual Díaz admite que no existen estudios, es el que denominan abuelos “esclavos”. “Es un fenómeno que existe y son aquellos que empiezan a cuidar de sus nietos por ayudar a sus hijos y acaban olvidándose de ellos mismos, de su vida social”, asegura Josep París, de la fundación Mémora y enfermero especialista en enfermería geriátrica. Según la encuesta, solo el 3,4% de los abuelos se considera como un “esclavo” de la cuida de sus nietos.

“Esto se puede traducir en estrés, angustia y en la sensación de exceso de responsabilidad porque deben llevar a cabo acciones que no les corresponden y tiene que hacer de educadores y no de abuelos. A ello se pueden añadir achaques físicos como dolores de espalda”, abunda París, que en estos casos recomienda a los abuelos a “decir que no” y “buscar tiempo para ellos mismos”.

Ana María, de 63 años, también cuida diariamente a su nieto, el primero que tiene, de un año y tres meses, ya que los padres no han podido acceder a una plaza pública en una guardería. A pesar de ello, asegura no sentirse esclavizada por el deber diario. "Una ya ve cómo está el tema e intenta colaborar", asegura mientras empuja el cochecito del bebé.

Para los responsables de la encuesta, es probable que aunque actualmente el porcentaje de abuelos que se consideran "esclavos" es muy bajo, es posible que aumente en los próximos años, así como el porcetaje que declinen tanta responsabilidad. "El perfil de los nuevos jubilados está cambiando, porque cada vez tienen más instrucción, empoderamiento y capacidad de decidir lo que quieren y lo que no. En las generaciones anteriores predominaba más el rol mental de que primero cuidaron de sus hijos y ahora les toca cuidar a los nietos", concluye Díaz.