La Cambra de Comerç ve superado el impacto económico de la crisis política

La institución estima que el crecimiento del PIB catalán sea del 3,1% en 2018, cuatro décimas más de lo previsto

Una urna el 1 de octubre.
Una urna el 1 de octubre.CRISTÓBAL CASTRO

El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls, considera superados los efectos sobre la economía catalana que tuvo la crisis política desencadenada en el cuarto trimestre de 2017 por el proceso independentista. Todos los indicadores, según Valls, muestran una sólida recuperación que reducen el impacto a corto plazo a “puntual y selectivo”. Sin embargo, la Cambra ha avisado este jueves, en la presentación del informe trimestral de la coyuntura económica, de que el próximo Gobierno de la Generalitat debe trabajar para recuperar la inversión extranjera, ahora en espera por la situación política, y debe asegurar la pertenencia a la Unión Europea. “Vamos bien porque estamos en Europa”, ha recordado Valls.

Más información
La Cámara de Comercio avisa que el 27-S tendrá consecuencias económicas
Barcelona es atractiva para invertir, pero pierde competitividad

En la presentación del informe trimestral sobre la situación económica catalana, la Cambra de Comerç ha revisado sus estimaciones y previsiones de crecimiento. “Las previsiones de ralentización de las economías catalana y española, que presentamos a finales del año pasado, no se están cumpliendo. En el primer trimestre de 2018, el PIB de la economía catalana ha aumentado un 0,7% en su tasa intertrimestral, y la Cambra prevé que continúe a este ritmo en el segundo trimestre. Así, el crecimiento interanual en el primer trimestre fue del 3,3% y se prevé que sea del 3,1% en el segundo. Con este buen comportamiento de la economía catalana, la Cambra aumenta cuatro décimas su previsión para el 2018, hasta el 3,1%, mientras que hace pocos meses, en medio de la crisis política en Cataluña, la previsión no llegaba al 2,5%.

Las razones de esta mejora, según el presidente de la Cambra, se explican sobre todo por la coyuntura económica mundial. Con el comercio mundial en un buen momento, las exportaciones catalanas se han visto impulsadas y han crecido un 6,3% en 2017, por encima de la media española y europea. Según las estimaciones de la Cambra, seguirán creciendo este año y el siguiente, un 5,8% y un 5% respectivamente. A pesar del contexto exterior favorable, Valls ha identificado riesgos como la desaceleración de Alemania o la guerra comercial entre Estados Unidos y China. “La experiencia nos dice que esta guerra, después de algunas batallas, terminará en un acuerdo”, ha matizado el presidente de la institución.

La economía catalana, apoyada en el contexto mundial favorable, ha podido superar la crisis política con más celeridad de lo esperado, según la Cambra. “El impacto ha sido más limitado de lo previsto, y los sectores más afectados se han recuperado bien. La principal razón es que tenemos la protección de la Unión Europea”, ha insistido Valls. Con las recientes encuestas sobre confianza empresarial en la mano, Valls ha destacado que “los sectores en los que más crece el indicador de confianza son los que más sufrieron con la crisis política y con los atentados terroristas”.

En este sentido, las ventas del comercio minorista recuperan las tasas positivas en los dos primeros meses de 2018, aunque todavía crecen por debajo del resto de España. El turismo, por su parte, también muestra signos de recuperación. Las pernoctaciones hoteleras acumulan un crecimiento del 3,1% el primer trimestre, y superan el descenso del 6,6% registrado en el cuarto trimestre de 2017. La afluencia de pasajeros en los aeropuertos catalanes también retoma las cifras positivas y crece un 9,1% en el primer trimestre, similar al crecimiento registrado en el resto de España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las previsiones para 2018 y 2019 indican que la economía catalana continuará creciendo a un ritmo ligeramente superior a la española: un 3,1% en 2018 y un 2,7% en 2019. La inversión y el sector exterior serán los grandes motores de este crecimiento, según la Cambra, aunque Valls ha lanzado una advertencia: “A medio y largo plazo hay inversiones estancadas y en espera de lo que ocurra políticamente, por eso vemos negativo que se alargue la situación de ingobernabilidad en Cataluña”. Valls ha descartado que la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la intervención de la Generalitat tengan unos efectos negativos más allá de lo que tiene el hecho de no tener Gobierno. “El 155 es neutro, porque la Administración funciona y hay que agradecerlo a los funcionarios. Pero no se toman decisiones sobre inversiones y no hay presupuesto”, ha lamentado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS