Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía denuncia a nueve profesores por humillar a alumnos hijos de guardias civiles

El ministerio público dice que la Guardia Civil es “objetivo de la ira de una parte de la sociedad catalana"

Un manifestante independentista recibe con flores a la Guardia Civil en Sant Julia de Ramis (Girona) el 1 de octubre.

La fiscalía ha culminado la investigación sobre los hechos ocurridos en el instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) el pasado 2 de octubre, un día después del referéndum ilegal. El ministerio público ha denunciado ante el juez a nueve docentes por humillar a hijos de guardias civiles que son alumnos de ese centro. La denuncia les acusa de un delito contra los derechos fundamentales (lesionar la dignidad de las personas por su nacionalidad) y señala también a cinco de ellos por "injurias graves" contra los cuerpos y fuerzas de seguridad.

La denuncia del fiscal Miguel Ángel Aguilar carga con dureza contra los profesores del instituto público, que se dirigieron "en términos despectivos y humillantes" a los alumnos hijos de guardias civiles -hay una comandancia en la localidad- y conminaron a los estudiantes a pronunciarse contra la actuación policial del 1 de octubre, cuando los agentes trataron de impedir por la fuerza la celebración de la consulta.

Los profesores, dice el fiscal, eran "conscientes" del clima de rechazo hacia las fuerzas de seguridad y de la "gran polarización" de la sociedad catalana como consecuencia del procés. El fiscal recuerda que la Guardia Civil ha sido "objetivo de la ira de una parte de la sociedad catalana" y que sus agentes han sufrido "situaciones de acoso y represalias por parte de diferentes personas". En ese contexto, subraya, ocurrieron los hechos del IES El Palau.

El texto subraya que los profesores vulneraron las leyes educativas, que impiden entre otras cosas "cualquier tipo de proselitismo o adoctrinamiento" a los alumnos. Los profesores criticaron la actuación de los agentes el 1-O y llegaron a reprender a los alumnos por la intervención de sus padres.

"Son animales y bestias"

En la clase de matemáticas de 4º de ESO, el profesor Jordi acusó a los guardias de ser "animales y bestias que solo saben dar palos". En el mismo aula, la profesora de catalán, Ruth, insistió en esa idea, lo que finalmente provocó el llanto de una alumna hija de guardia civil.

A mediodía, subraya la denuncia, los docentes "exigieron a los alumnos que debían bajar al patio para hacer un acto de protesta y condenar los hechos violentos". Una profesora en particular, la de inglés, Gemma, les conminó a bajar al patio "para defender la república" y comparó a los guardias con "perros rabiosos". Ella misma preguntó en clase cuáles de sus alumnos eran hijos de guardias civiles. Lucía, de primero de ESO, fue más allá y se dirigió a un menor de 12 años que acababa de entrar en clase: "¿Estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?" El chico se puso a llorar.

En primero de bachillerato, una alumna (también hija de un agente) plantó cara a Helena, una profesora que se negaba a dar clases ese día porque estaba "indignada con la Guardia Civil" cuyos agentes habían sido "unos salvajes". La alumna replicó que iba al instituto "a estudiar, no a hablar de política". La réplica de la profesora también fue contundente: "Pues es lo que hay, si no te gusta ahí tienes la puerta".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información