Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía reduce dos horas dos horas el tiempo de vigilancia de los botellones

Los agentes se quejan de que se deja sin protección el tramo más peligroso de la noche

Varios policías disuelven el sábado un botellón en la plaza del Dos de Mayo.
Varios policías disuelven el sábado un botellón en la plaza del Dos de Mayo.

El tiempo de vigilancia de los botellones y del cierre de discotecas y bares de copas se ha reducido desde el pasado fin de semana dos horas en la capital, en aplicación de una orden de la Dirección de la Policía Municipal. El Área de Seguridad del Ayuntamiento afirma que la cantidad de trabajo no justifica la presencia de los agentes durante tanto tiempo. Sin embargo, fuentes policiales aseguran que se deja sin vigilancia el tramo horario más peligroso, en el que se producen más reyertas.

El servicio especial de ocio nocturno de la Policía Municipal (6.300 agentes) se desarrollaba en las 22 unidades de distrito (el de Centro tiene dos) desde las 23.00 hasta las 7.00 del día siguiente. Siempre se despliega las vísperas de festivos, los fines de semana y las fiestas patronales. Un número variable de agentes hacen horas extraordinarias para controlar que no se consuma alcohol en la calle. Su trabajo también incluye el control de los locales de ocio, en especial los bares de copas, y la detección de fiestas ilegales.

Estos agentes destinados al servicio especial de ocio nocturno no se encargan de los comunicados que va recogiendo la emisora de la Policía Municipal. Para estos avisos los policías del turno ordinario, que suelen trabajar desde las 22.00 hasta las 8.00 del día siguiente.

Con la orden dictada por los responsables de la Policía Municipal, el servicio especial termina a las 5.00. Ese servicio se retribuye de dos formas: se paga como horas extraordinarias nocturnas (24 euros brutos por hora) o se compensa el tiempo con días libres durante el servicio ordinario. La mayoría de los agentes prefiere cobrar.

Varias fuentes consultadas por EL PAÍS han puesto de manifiesto que la reducción de dos horas no va a suponer un descenso significativo en el gasto global de las horas extraordinarias. “Se retiran los efectivos antes de que se controle el cierre de las discotecas, que pueden hacerlo hasta las 6.30, o de las salas con licencia de café espectáculo, que están autorizadas hasta las 5.30. Justo en ese momento, es cuando se registran mayores conflictos”, explican fuentes policiales. “Algunos locales pueden decidir no cerrar al saber que no va a haber policías dedicados a controlarlos”, añaden. Los agentes ponen como ejemplo el distrito de Tetuán, con Azca a la cabeza, seguido de los bares de copas de Chamartín, Salamanca, Chamberí y Centro.

Muchos locales tipo afterhourstambién abren a esas horas, por lo que pueden dar problemas ante la falta de vigilancia, como ya ocurre en distritos periféricos como Villaverde y Villa de Vallecas. Los policías afectados afirman además que, con que se levante una sola acta por exceso de aforo, se pagan de sobra las horas extraordinarias. Esta infracción se considera falta muy grave en la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (LEPAR), que tipifica sanciones de entre 60.001 y 600.000 euros.

Hay otro problema añadido. Si entre las cinco y las siete de la mañana se produce algún altercado relacionado con el ocio nocturno, tendrán que atenderlo los agentes del servicio ordinario. Durante las noches de los fines de semana, solo trabaja un tercio de la plantilla, que tiene que atender las llamadas que entran por el 112 o el 092. “O se llegará muy tarde a algunas llamadas o directamente no se podrán atender hasta que entre el turno de la mañana a las siete”, resume un agente.

 

El Ayuntamiento niega que busque reducir horas extra

Una portavoz del Área de Seguridad explica que el cambio en el servicio especial de ocio nocturno sólo se debe a “decisiones operativas”. Estas se han tomado al comprobar, asegura, que en esa franja horaria hay una “baja actividad” que no justifica mantenerlo hasta las 7.00. La portavoz niega que detrás de esta orden exista un intento de pagar menos horas extraordinarias, como afirman otras fuentes. “Cuando los servicios se necesitan, no se mira si el Ayuntamiento se va a ahorrar dinero. Siempre se busca poner en marcha los servicios más óptimos”, señala.

También ha habido una llamada a la tranquilidad por parte del Ayuntamiento, ya que los servicios extraordinarios, y por tanto las horas extra, se mantendrán durante el año.

El Ayuntamiento de Madrid gastó en 2016 más de 10 millones de euros en horas extra en la Policía Municipal. Todavía no ha sido publicado el dato referido al ejercicio de 2017.

Más información