Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio centenar de detenidos por suplantar identidades para obtener el carné de conducir

La Policía y Mossos desarticulan una red de obtención ilegal de documentos

Dos furgonetas de la Policía Nacional custodian un edificio, en una imagen de archivo.
Dos furgonetas de la Policía Nacional custodian un edificio, en una imagen de archivo.

La Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra han detenido a 46 personas acusadas de suplantar identidades para obtener el carné de conducir a cambio de 2.000 euros. Los arrestados, entre los que hay clientes de la red y miembros del grupo, se dedicaban también, presuntamente, a la falsificación de otros documentos, con los que luego obtenían permisos de residencia o prestaciones.

La investigación nace en 2016, cuando en un control rutinario, agentes de Mossos descubren en la Jefatura Superior de Tarragona que una de las personas que se presentan al examen lleva documentación falsificada. Se trataba de un suplantador. A partir de ahí, los agentes comprobaron que esa misma persona aparecía como presentada en diversas jefaturas al examen teórico de conducir.

El usurpador, un hombre de unos 40 años, de origen gambiano afincado en Alcorcón y con permiso de residencia, está acusado de haber llevado la misma práctica en diversas regiones de España. Una vez superado el teórico, para el examen práctico, se pedía el traslado de expediente a la población en la que se encontrase la persona que había pagado unos 2.000 euros para conseguir aprobar el examen tipo test, según ha explicado la intendente de los Mossos d'Esquadra Marta Fernández.

En la operación, los agentes han detectado una treintena de personas vinculadas a la red de obtención de permisos falsos de conducción. Entre ellos, había al menos un experto falsificador, de origen nigeriano. El resto serían clientes de la trama, personas en su mayoría con poco dominio del idioma español. Algunos están también acusados de colaborar con el grupo, haciendo correr la voz sobre sus servicios. La policía desconoce por ahora cuántas personas han podido obtener el carné de manera irregular.

Además, el grupo se dedicaba también a fabricar pasaportes por 600 euros, permisos de residencia por 300, y certificados falsos por 150. Algunas peticiones especiales, como un certificado de nacimiento, podían costar hasta 8.000 euros. Estos documentos eran utilizados para adquirir nuevas identidades en España, obtener permisos de residencia o solicitar todo tipo de ayudas y prestaciones estatales, autonómicas o municipales. También les acusan de la compra de billetes de tren, que usaban para moverse por toda España, con tarjetas clonadas.

Los detenidos se enfrentan a los delitos de falsedad documental, usurpación de estado civil y delitos contra la seguridad vial. También les acusan de clonar tarjetas bancarias para comprar billetes de transporte. Los agentes llevaron a cabo seis registros, cuatro en Madrid y dos en Barcelona, y detenciones en Madrid (10), Barcelona (16), Murcia (2), Logroño (2), Vizcaya (3), Zaragoza (7), Burgos (2), Alicante (1), Las Palmas (1), Almería (1) y Lleida (1).

Más información