_
_
_
_

Los cómicos de la tele llenan los teatros

Copan los espectáculos de humor de la cartelera madrileña con un pie en las tablas y otro en los platós que les han dado fama; son amores distintos, cuentan

Desde la izquierda, los cómicos Miguel Lago, Luis Piedrahita, Marta González de Vega y Goyo Jiménez.
Desde la izquierda, los cómicos Miguel Lago, Luis Piedrahita, Marta González de Vega y Goyo Jiménez. INMA FLORES

"Es como comparar al cibersexo con el sexo real". Para Goyo Jiménez, la diferencia entre hacer reír en televisión y hacerlo en teatro no puede estar más clara. Con una línea que parece sacada de su espectáculo de stand up, el actor y cómico de Albacete zanja la discusión sobre las virtudes de los dos mundos: "Habrá gente a la que le guste más el cibersexo, pero lo que es tocar la piel y sentir al otro... Ningún software te provoca esas sensaciones. Y lo mismo pasa con la actuación en vivo".

Más información
El laboratorio de la comedia
Una cantera sin fin de cómicos

Igual que Luis Piedrahita, Sergio Fernández (El Monaguillo) o Joaquín Reyes, Jiménez es uno de los cómicos con un pie en los platós y otro en las tablas madrileñas. "La tele tiene menos intensidad, pero yo le estoy agradecido porque si me conocen en lugares como Argentina es gracias a ella", explica el presentador del programa de divulgación científica (con un toque de humor) Órbita Laika y responsable de Más difícil todavía, su show unipersonal de los Cines Callao. 

Como dice el propio Jiménez, "lo que tiene la comedia en vivo es que es en vivo". Una de las consecuencias del directo es ese primer momento de extrañeza entre el público y el intérprete. ¿Será capaz de hacerme reír? es la pregunta no formulada de un trance que a Jiménez no parece asustarle. En el inicio de su espectáculo, refuerza ese anticlímax inicial con un monólogo sobre su incapacidad de hacer reír. Tan logrado, que incomoda. Y tan breve, que el espectador en seguida olvida sus dudas para descubrir en el Jiménez del teatro a un cómico más mordaz y político que al de Órbita Laika, con chistes costumbristas aptos para todo público.

Pero el teatro no implica necesariamente un humor más negro que la tele. En su stand up, Luis Piedrahita presume de hacer justo lo contrario. "Mi espectáculo de teatro es mucho más blanco que la mayoría del humor que se ve en la televisión", dice el colaborador de El Hormiguero que presenta cada sábado Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas, también, en los Cines Callao. "En un mundo corrupto, decadente, podrido y criticable, la mayor transgresión posible es la belleza", explica.

Igual que Jiménez, Piedrahita prefiere "tener al público delante", pero siente que la televisión también le ha ayudado. "El artista televisivo tiene algo de sprinter, con propuestas potentes, visuales, memorables y rápidas". ¿Y el teatro qué enseña? "A reaccionar ante imprevistos, siempre hay que escuchar al público". En su espectáculo, Piedrahita no se conforma con escucharlo, sino que lo lleva hasta el mismo escenario (con un recurso que no se reproduce aquí a fin de evitar spoilers) para darle "la sensación de vivir algo irrepetible".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según la actriz y cómica Marta González de Vega, hacer partícipe al público del stand up tiene un doble objetivo: que se rían más, porque "los mismos chistes funcionan el doble cuando el público está implicado", y generar naturalidad. "El culmen del stand up es la naturalidad, y la improvisación es el colmo de esa verdad". En De Caperucita a loba en solo seis tíos (Pequeño Teatro Gran Vía), González de Vega interpela al público "muy de entrada, para que se active" en un espectáculo unipersonal que usa recursos del teatro, el stand up y el musical para reírse, en clave de autoayuda, del patetismo de hombres y mujeres en las relaciones sentimentales.

Exjefa de guionistas y cómica del Club de la Comedia (como Jiménez y como Piedrahita), González de Vega atribuye a ese programa de televisión el crecimiento del stand up como otra opción de la cartelera. "Cuando se empezó a hacer stand up en teatros, se veía como intrusismo, se decía que no era teatro, una persona contando cosas... pero es una discusión que quedó antiquísima". Un tema que lamentablemente no ha quedado antiquísimo es el de la representación femenina. Como explica González de Vega, "con respecto a las mujeres cómicas hay un razonamiento bastante común: la tendencia a decir: 'Las mujeres no tienen gracia', por una mujer que no ha hecho gracia. Pero nadie dice que los hombres no tienen gracia por un cómico que no la tiene". se queja.

Otro veterano del Club de la Comedia con espectáculo en Madrid es el cáustico Miguel Lago. Dueño de un humor que él se resiste a llamar transgresor, "porque en el momento en que se habla de transgredir se convierte en minoritario", está llenando el teatro Reina Victoria cada semana con su espectáculo Miguel Lago pone orden. "Yo lo que hago es humor en libertad", dice Lago, y cualquiera que lo haya visto puede dar fe.

La frase "límites del humor" no forma parte del vocabulario del energúmeno en que Lago se convierte cada sábado, enfundado en su disfraz de hombre respetable, para ponernos frente a frente con el racismo, la misoginia, el clasismo y la homofobia que nos resistimos a ver. "El humor es una forma de expresión artística y al arte no se le pueden poner barreras", dice Lago, cansado de un debate que en su opinión es un "invento de la derecha". "Los ciudadanos que no se expresan con libertad y están coaccionados son muchísimo mas fáciles de llevar 'por el buen camino".

En la tele y en las tablas

Goyo jiménez. TV: Órbita Laika (La 2). TEATRO: Más difícil todavía (Cines Callao).

Luis Piedrahita. TV: El Hormiguero (Antena 3). TEATRO: Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas (Cines Callao).

Marta González de Vega. TV: José Mota Presenta (a partir de abril, TVE). TEATRO: De caperucita a Loba en sólo seis tíos (Pequeño Teatro Gran Vía).

Miguel Lago. TV: El club de la comedia (La Sexta). TEATRO: Miguel Lago pone orden (Teatro Reina Victoria).

Sergio Fernández, "El Monaguillo". TV: El hormiguero (Antena 3). TEATRO: Taxi (Teatro La Latina).

Santi Rodríguez. TV: El Club de la Comedia (La Sexta). TEATRO: Como en la casa de uno (Pequeño Teatro Gran Vía).

Juan, Damián y Marrón. TV: El Hormiguero (Antena 3). TEATRO: El humor que nos prohibieron en la tele (Teatro de la Luz Philips Gran Vía)

Joaquín Reyes. TV: Cuerpo de élite (Antena 3). TEATRO: Viejóvenes (Teatro La Latina).

José Luis Gil. TV: La que se avecina (Telecinco). TEATRO: Cyrano de Bergerac (no es comedia, Teatro Reina Victoria).

Javier Coronas. TV: Late Motiv (La Sexta). Ilustres ignorantes (Movistar). TEATRO: Ilustres ignorantes (Teatro Cofidis Alcázar).

Quequé, Broncano e Ignatius Farray. TV: La vida moderna (solo Quequé, Movistar), La resistencia (solo Broncano, Movistar). RADIO: La vida moderna (los tres, cadena SER). TEATRO: La vida moderna (los tres, Teatro Circo Price).

Raúl Cano. TV: José Mota presenta (TVE). TEATRO: Bang Bang! Y somos historia (Teatro Alfil).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_