Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos agenda y más médicos

El ICS contratará 39 facultativos tras las protestas de los equipos de primaria del Vallès y el Maresme

Una mujer sale del CAP de Premià de Mar.
Una mujer sale del CAP de Premià de Mar.

Los médicos de atención primaria del área Metropolitana Nord del Instituto Catalán de la Salud (Vallès y Maresme) tocaron fondo el pasado noviembre. Un problema de organización con unas guardias fue la gota que colmó el vaso en una zona con importantes diferencias socioeconómicas y especialmente castigada por los recortes sanitarios, lo que la hizo poco atractiva para atraer profesionales a la hora de cubrir bajas y vacaciones. Los facultativos se plantaron ante una presión asistencial “insostenible” amenazando, incluso, con una huelga y el ICS ha accedido a sus demandas: los médicos de familia de la Metropolitana Nord tendrán no más de 25 visitas diarias (12 minutos por paciente), dispondrán de horarios más flexibles y se contratarán 39 nuevos médicos.

A finales de 2017, el grupo de Whatsapp que montaron de forma espontánea unos 200 médicos de la Metropolitana Nord echaba humo. La carga de trabajo era insoportable, las agendas infinitas y la falta de personal ponía en jaque a los 64 equipos de atención primaria, que atienden a una población de 1,4 millones de personas de 71 municipios. Tampoco ayudaba la realidad del entorno y la presencia de un elevado porcentaje de pacientes hiperfrecuentadores (más de 24 visitas al año). “Aquí se sufrieron mucho más los recortes. Además, los médicos no quieren venir a estas zonas. La ciudad de Barcelona es mucho más atractiva, por ejemplo”, explica el doctor Juancho Montero, del centro de atención primaria (CAP) Rocafonda de Mataró.

Dentro de su plan de asignación de los presupuestos de atención primaria en función de las desigualdades del entorno, el Departamento de Salud reforzó el año pasado la partida económica a los 155 equipos de atención primaria con más complejidad. El 22% de ellos estaban ubicados en la Metropolitana Nord: 35 de los de los 64 equipos de atención primaria del territorio recibieron una inyección económica.

El área Metropolitana Norte de la EQUIS

Territorio: 71 municipios del Maresme, Barcelona Norte, el Vallès Oriental y el Vallès Occidental.

Población de referencia: 1,4 millones de habitantes.

Recursos asistenciales: 64 equipos de atención primaria (84 CABEZA, 22 consultorios locales y dos CUAP), un hospital y un centro de salud mental.

Presupuesto: 482,7 millones.

“Se han perdido profesionales porque las jubilaciones no se sustituyen y tampoco se cubren las bajas, por lo que aumenta la carga de trabajo”, apunta Óscar Pablos, secretario del sector de atención primaria del ICS del sindicato Metges de Catalunya. Según los datos de la memoria del ICS, en la Metropolitana Nord había, en 2016, 7.210 profesionales (entre atención primaria y hospitalaria), un 14% menos que en 2012.

Con este panorama, los médicos de la Metropolitana Nord protestaron al ICS por la “situación preocupante” que estaban viviendo con la saturación de las agendas y la falta de personal. “El ICS apuesta por un modelo basado en la cantidad. Había que acabar con las agendas infinitas de 40 ó 50 visitas diarias. Tiene que existir un límite de visitas por la seguridad del paciente y del médico”, sostiene Pablos, que actuó como mediador entre los facultativos y la empresa pública. “La media por visita debería estar en 10 minutos y hay centros que tienen seis minutos, un tiempo completamente insuficiente”, agrega.

El ICS terminó accediendo a las demandas de los profesionales y, el pasado enero, publicó una instrucción con un paquete de medidas. “Hubo un reconocimiento del esfuerzo de los profesionales y de que tenían un exceso de carga de trabajo donde faltaba cubrir sustituciones. La instrucción es un paso adelante”, admite la doctora Núria Prat, directora de atención primara de la Metropolitana Nord.

Entre las medidas, la instrucción contempla una agenda ordinaria de hasta “un máximo de 25 visitas presenciales” al día. Esto es, 12 minutos por consulta. Además, el documento recoge la contratación de 39 nuevos médicos en los próximos 18 meses para garantizar que ningún facultativo tenga en su cupo más de 1.500 tarjetas sanitarias. También dispone una mejora de las retribuciones de los doblajes voluntarios y horarios más flexibles en las consultas y en los centros de atención primaria para facilitar la conciliación. “La instrucción aporta herramientas como la gestión de la demanda, que cada necesidad asistencial pueda ser atendida por los profesionales más preparados”, apunta Prat, que asegura que también mejorarán la oferta para atraer médicos: “Hay una propuesta de nuevos modelos organizativos, que los horarios no sean mañana-tarde, homogeneizar el horario de cierre… En 18 meses, habrá dos hornadas de médicos residentes en las unidades docentes que intentaremos fidelizar”.