Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fundación de Soros estrena sede en Barcelona

La Open Society Foundations abre un espacio gratuito para que activistas y organizaciones locales conecten con los ciudadanos

Jordi Vaquer, director regional para Europa de OSF durante la inauguración este jueves del Espai Societat Oberta.
Jordi Vaquer, director regional para Europa de OSF durante la inauguración este jueves del Espai Societat Oberta.

Este jueves se ha inaugurado el Espai Societat Oberta en Barcelona, en la nueva sede de la Open Society Foundations (OSF) en el distrito de Sarrià. La Fundación para la Promoción de la Iniciativa para una Sociedad Abierta en Europa (OSIFE, por sus siglas en inglés) tiene, desde hace cinco años, su sede regional en la capital catalana y ha presentado un nuevo espacio que se pone a disposición del activismo, la educación, el debate democrático y la creación artística para los derechos humanos y las libertades civiles. La organización fue fundada en 1984 por el filántropo y magnate de las finanzas de origen húngaro, George Soros y hasta la fecha ha donado más de 32.000 millones de dólares (unos 26.000 millones de euros) de su fortuna personal.

La OSF se ha convertido en la segunda fundación con más recursos en el mundo de la filantropía, por detrás de la Bill & Melinda Gates Foundation. Esta red se compone de 32 fundaciones nacionales y regionales, distribuidas en todo el mundo, que propician el debate de políticas sobre temas que pueden ser controvertidos. “Son causas que en general las fundaciones más corporativas no llevan”, explica Jordi Vaquer, director regional para Europa de OSF.

Con este nuevo espacio en plena ciudad de Barcelona, las entidades locales tendrán un lugar para abordar “los temas que tocan en la fundación”, pero que no podrá usarse “ni para recaudar dinero ni para proselitismo político”, aclara Vaquer. Serán entidades invitadas por la OSF pero también para aquellas que lo soliciten. “No usaremos el espacio para actos propios; los principales protagonistas serán externos a la fundación”, explica el director regional y agrega que por la naturaleza de los actos que se lleven a cabo, “no es imprescindible que sean abiertos al público”, haciendo referencia a temas sensibles que pueden llegar a abordarse, siempre y cuando tengan que ver con el propósito fundacional. Los costes de los eventos organizados serán asumidos íntegramente por la fundación. Las temáticas deben ser aprobadas previamente por un equipo técnico.

Desde la OSF destacan que dan soporte principalmente a organizaciones sin ánimo de lucro que luchan contra la injusticia; exponiendo la corrupción; promoviendo la inclusión de las minorías étnicas –en Europa la fundación hace especial hincapié en la población romaní, que es la mayor minoría étnica de la Unión Europea–; las mujeres y las personas LGBTI en la formulación de políticas, como así también a organizaciones que trabajan para garantizar que los gobiernos puedan ofrecer una mejor atención médica y educación para todos. En Europa, algunas de las organizaciones más destacadas con las que OSF trabaja son Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Red Europea Contra el Racismo, entre otras.

Más información