Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vendedores del Top Manta tendrán una marca propia

Los manteros se constituyen como asociación para comenzar a distribuir su propia línea de moda

Colecciones de la marca Top Manta en la tienda de los manteros en el Raval
Colecciones de la marca Top Manta en la tienda de los manteros en el Raval

El Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona presentó ayer su primera línea de moda bajo el nombre comercial de Top Manta. Una marca que no han registrado, por problemas burocráticos, y que va acompañada del eslogan: “Ropa legal hecha por gente ilegal”. Los vendedores ambulantes anunciaron ayer que han arrancado una campaña de micromecenazgo para intentar conseguir los fondos que les permitan fabricar las primeras camisetas que estarán a la venta en diferentes puntos de la capital catalana. Pretenden así que los 300 manteros que aseguran venden en las calles de Barcelona puedan abandonar la venta ilegal y comenzar a trabajar para la marca.

“Haremos la revolución en el mundo de la moda”, aseguraba ayer Lamine Sarr, uno de los miembros del sindicato mantero. El sindicato se ha constituido como asociación con la intención de empezar a trabajar distribuyendo su propia marca de ropa. Por el momento, han abierto una campaña de micromecenazgo y aspiran, en menos de 40 días, a conseguir 20.000 euros para iniciar la actividad.

“Ya nos hemos encontrado con varios obstáculos. El primero es que el gobierno español no nos deja registrar la marca Top Manta. Dice que no es ética”, denunciaba ayer, Agustín Ortiz, una de las personas que ha querido ayudar al colectivo.

En junio del pasado año el sindicato anunció la intención de crear la marca. “En estos nueve meses, hemos superado las dificultades y queremos sacar a nuestros compañeros de las calles”, ha recordado Aziz Faye otro miembro del sindicato.

Según los cálculos del colectivo el Espacio del Inmigrante, en Barcelona sobreviven entre 250 y 300 manteros. La mayoría son hombres, solo hay 25 mujeres, procedentes de Senegal, aunque también hay 50 paquistaníes y 15 latinoamericanos.

El sindicato tiene ahora una tienda taller en la calle d’En Roig en el barrio del Raval. La idea es comenzar a vender en la tienda, hacerlo también por internet y, poco a poco, comenzar a sacar de las calles a decenas de vendedores ambulantes. Todo gracias a la venta de camisetas y jerséis de la marca Top Manta.