Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont acusa al juez de no respetar el resultado electoral al impedir la investidura de Sànchez

El ‘expresident’ apela a la unidad del independentismo y a ampliar la base social de su partido

Intervención de Carles Puigdemont por videoconferencia en Vilafranca del Penedès. Vídeo: Atlas

El ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha acusado este sábado al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena y al Gobierno de Mariano Rajoy de no respetar el resultado de las elecciones del 21 de diciembre. Puigdemont, mediante una videoconferencia desde Bruselas con diputados de Junts Per Catalunya presentes en un acto en Vilafranca del Penedès, ha considerado que la decisión del juez Llarena de impedir la investidura del diputado Jordi Sànchez, en prisión preventiva, es una muestra de la “represión del Estado”. “¿Para qué sirven unas elecciones si una persona escogida por el pueblo de Cataluña, que no ha sido ni juzgada, no puede ser investida? Yo me niego a aceptarlo”, ha dicho Puigdemont. El expresident no ha anunciado ningún escenario alternativo ante la imposibilidad de Sànchez de ser investido, aunque ha apelado a su partido, Junts per Catalunya, a “ampliar” su base electoral con “personas de diferente sensibilidad”.

Puigdemont ha reaccionado a la decisión del juez del Tribunal Supremo sobre el diputado Jordi Sànchez con una enmienda a la totalidad del sistema democrático español. Sànchez, que se encuentra en prisión preventiva desde hace más de cuatro meses por un presunto delito de rebelión, no obtuvo el permiso del juez Llarena para acudir al pleno de investidura que debía celebrar el próximo lunes. Ante el auto del juez, que consideró que existía el riesgo de reiteración delictiva si dejaba que Sànchez fuera investido presidente de la Generalitat, el presidente del Parlament, Roger Torrent, decidió ayer aplazar sine die el pleno de investidura. Su intención es esperar a que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) se pronuncie sobre una demanda que Sànchez interpondrá el lunes.

“Hay muchos ciudadanos europeos que se preguntan por qué hay presos políticos en su querida Europa. ¿Es más importante un juez que el voto de dos millones de catalanes?”, se ha preguntado. Según Puigdemont, la decisión del juez Llarena es una muestra de la “perversión del Estado de derecho, de la politización de la justicia y de la judicialización de la política”. Por ello, el expresident se ha mostrado optimista con que el TEDH se pronuncie a favor del independentismo.

Puigdemont también se ha referido a las acusaciones que ha recibido por su desafío al declarar la independencia de Cataluña. Entre ellas las de su exconsejero Santi Vila, que en una serie de entrevistas declaró esta semana que en el procés ha habido “más sueño que realidad”. “La represión del Estado fue y es muy real, no tiene nada de fuegos artificiales: la violencia policial del 1 de octubre fue muy real”, ha afirmado Puigdemont. El expresident ha considerado que las imágenes del referéndum independentista fue “la mejor cara de nuestra democracia”. Según Puigdemont, las elecciones italianas han vuelto a demostrar que “hay una inquietud que recorre Europa, de hacer las cosas mejor, de querer gobernar mejor”, y el expresident considera que el independentismo catalán aporta soluciones a estos interrogantes europeos.

A pesar de todo, Puigdemont también ha admitido que la base social del independentismo, y en especial de su partido, Junts Per Catalunya, debe ampliarse. “Tenemos que continuar la marcha no solo con la idea de independencia. Nos mueve otra idea más profunda, que es la democracia”, ha expresado. Puigdemont ha reivindicado el papel de su lista electoral como garante de la “unidad”, y ha pedido que se sume a más actores, “personas con sensibilidades distintas, sin importar de donde vengan”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información