Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El test rápido de infecciones sexuales detecta más de 500 casos en Vall d’Hebron

El programa Drassanes Express para diagnosticar precozmente VIH, sífilis, clamidia y gonorrea atiende en un año a 3.683 personas

Una enfermera atiende a un usuario del programa Drassanes Express de Vall d'Hebron
Una enfermera atiende a un usuario del programa Drassanes Express de Vall d'Hebron

El hospital Vall d’Hebron ha comenzado a poner coto temprano a las infecciones de transmisión sexual (ITS). A través del programa Drassanes Express, especialistas del centro realizaron test rápidos de detección de sífilis, clamidia, gonorrea y VIH a unas 3.683 personas que, aunque no presentaban síntomas, habían tenido relaciones sexuales de riesgo. Un 16% de las pruebas dieron positivo por alguna ITS. “Es una cifra muy elevada”, alertan los expertos.

Los facultativos señalan que, cuanto antes se detecte una ITS, más se recortará el riesgo de transmisión a otras personas y mejor funcionará el tratamiento para combatir la infección. “Queremos adelantarnos y detectar la ITS antes de que aparezcan los síntomas”, sintetiza el doctor Benito Almirante, jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas de Vall d’Hebron.
De hecho, el programa Drassanes Express, ubicado en el centro de atención primaria del mismo nombre (en el barrio del Raval de Barcelona), está pensado exclusivamente para personas asintomáticas pero que han tenido relaciones sexuales de riesgo (sin usar preservativo). Este perfil de usuarios puede acudir sin cita previa y, en menos de tres horas, tendrá los resultados de los exámenes.

Una enfermera es la encargada de realizarle la encuesta clínica al usuario para dirimir a qué cribado precisa someterse. Luego, además de practicarle una extracción de sangre para estudiar la infección de VIH o sífilis, el propio individuo recoge una muestra rectal, faringo-agmidalar y uretral o vaginal para detectar las otras infecciones. En una hora ya dispondrá de los resultados de VIH y sífilis y en tres, los especialistas enviarán a su móvil o a su correo electrónico el resultado de los demás exámenes. Si dan positivo en alguna dolencia, los especialistas del propio centro se encargan de informarlos y administrarles el tratamiento necesario. Además, los médicos también asumen el control de los contactos sexuales de la persona que ha dado positivo para cortar el riesgo de transmisión.

De las 3.683 personas atendidas en el primer año del Drassanes Express, 583 dieron positivo. El 42% eran extranjeros. “Son cifras muy altas pero hay que aclarar que no estamos hablando de un cribado de la población general, sino del diagnóstico sobre personas con una actividad de riesgo”, explica el doctor Tomàs Pumarola, jefe del servicio de Microbiología del complejo sanitario.
El 47% de las ITS detectadas fue clamidia; el 33,7%, gonorrea; el 16%, sífilis; y el 2,6%, VIH. “Hay cierta relajación de las medidas para evitar la transmisión”, alerta Pumarola. El 12% de los casos positivos estaban coinfectados con otra ITS.