Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Me culpan porque estoy en tratamiento psiquiátrico y maté a mi mujer”

El juez ordena el ingreso en prisión del presunto asesino del pantano de Susqueda

El detenido por el crimen de Susqueda, fumándose un cigarro, durante la reconstrucción de los hechos. VÍDEO: ATLAS

“¿Usted pesca por esta zona habitualmente, en la platgeta que hay abajo?”, le pregunta el juez a Jordi Magentí. El hombre, de 60 años, acusado del doble asesinato en el embalse de Susqueda (Girona) de los jóvenes Marc y Paula, agacha la cabeza, negándose a responder. Acaba de salir del coche en el que le han llevado de nuevo a su pantano, que se conoce como la palma de la mano, para reconstruir el crimen. Magentí no colabora en la diligencia, que se practicó este jueves por la mañana, pero ha accedido a bajarse del vehículo porque le han dado un cigarro. “¡Menos mal! Es el primero”, le dice a la comitiva judicial. Lleva tres días detenido por los Mossos. En su contra tiene diversas contradicciones, y que mató a su primera mujer hace 21 años. En un arranque, le pregunta al juez: “¿Puedo decir una cosa?”.

“Yo no he sido. Soy inocente, no lo hice. Como si tengo que decirlo un millón de veces. Como no lo he hecho, no voy a asumir una cosa que no he hecho”, suelta, de retahíla, y medio sollozando. “No lo hice”, insiste. “Y no puedo hablar porque si hablo me dicen que voy en mi contra… Si digo alguna tontería, me han jodido”, le dice, con gestos de súplica. “Me cogen a las siete de la mañana, cuando salgo de mi casa, me meten en el coche…Y yo me iba a ir a Colombia y tan tranquilo”, lamenta. “No puedo engañar, no sé si estuve aquel día 24”, sigue, mientras su abogado intenta poner fin a la reconstrucción.

Pero parece que Magentí necesita desahogarse. “He ido colaborando, diciendo cosas de sitios, para acabar así…. Para que me dijeran que soy yo porque estoy en tratamiento psiquiátrico y maté a mi mujer”, reprocha a los Mossos, ante los que declaró hace meses como testigo. “A aquel, ayudé a aquel”, señala a uno de los agentes de la unidad de desaparecidos que investiga el doble crimen. “Y me puse de barro hasta las rodillas buscando una mochila, decían”. “Pero yo no quiero incriminar a nadie”, alega, sobre lo que pasó.

El juez y el fiscal escuchan muy serios el estallido exculpatorio de Magentí. Y sus abogados intentan que deje de hablar. “¿Señoría, hemos acabado la diligencia?”, pregunta el letrado al magistrado. “¿Pero no he dicho nada, ¿no?”, interviene Magentí. El juez responde que se irán cuando el acusado se acabe el cigarro que, después de tres días, al fin le han dado. Y así lo hacen. Cuando termina de fumar, sube de nuevo al vehículo que le traslada a las dependencias judiciales. Allí el titular del juzgado de instrucción 2 de Santa Coloma de Farners, el mismo que escuchaba serio sus explicaciones, decreta su ingreso en prisión, comunicada y sin fianza.

El acusado negó hace tiempo a los Mossos que estuviese el 24 de agosto, el día que asesinaron a Marc y Paula, de 23 y 21 años, en el pantano de Susqueda. Luego aseguró que escuchó unos disparos, pero tampoco supo decir cuándo. Todo versiones que no cuadran con las pruebas que tienen en su contra. Sobre todo las imágenes captadas por Fecsa Endesa y Ter Llobregat del Land Rover Defender blanco que conducía pasando diversos días por el pantano.

Magentí fue detenido el pasado lunes a las siete de la mañana cuando salía de su casa, en el número 1 de la calle de Carrer Nou, en Anglès, donde residía con su tío. Este jueves su defensa solicitó un hábeas corpus –ser puesto a disposición de otro juez por indefensión- alegando que pasó más de 72 horas detenido (el máximo permitido por ley). El magistrado que evaluó su queja denegó el hábeas corpus y le puso a disposición del juez que investiga el doble asesinato.

Antes de la reconstrucción de los hechos en el pantano, Magentí fue interrogado en el juzgado. Respondió únicamente a su defensa, negando los hechos. El fiscal, que igualmente le interrogó, le preguntó si había confesado a alguien de su entorno que había matado a los dos jóvenes. Los Mossos tienen una grabación con su actual mujer en la que le asegura que tiene algún tipo de problema en España, según fuentes policiales. La actual pareja de Magentí se fue días después de doble crimen a su país natal, en Colombia. Magentí tenía previsto reunirse con ella el 28 de febrero.