Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona reservará plazas escolares para niños en exclusión

Enseñanza distribuirá a los alumnos de forma equilibrada para evitar la segregación

Alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.
Alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.

El Consorcio de Educación de Barcelona, que gestiona los centros escolares de la ciudad, ha dado un paso adelante en la lucha contra la segregación escolar. El próximo curso, los centros escolares reservarán un millar de plazas del primer curso de educación infantil (P3) para niños con problemas socioeconómicos. El plan es distribuir de forma equilibrada a los niños con mayores dificultades socioeconómicas entre los centros de su entorno.

Hasta ahora, los centros escolares ya reservaban plazas para los alumnos con necesidades educativas especiales derivadas de una discapacidad (con problemas o dificultades en el aprendizaje, por ejemplo). La novedad que incorpora el Consorcio este año es que extiende esta reserva de plazas a los niños identificados con necesidades específicas derivadas de situaciones sociales desfavorecidas. “Sabemos que la situación socioeconómica de las familias tiene impacto en el aprendizaje. Por eso se estudiarán las necesidades de cada zona y se distribuirán los alumnos con necesidades socioeconómicas de manera más equitativa para que en los centros del mismo territorio haya equilibrio”, explicó ayer la vicepresidenta del Consorcio y teniente de alcalde Servicios Sociales, Laia Ortiz.

Los responsables del Consorci admitieron que, si bien los menores con necesidades educativas especiales vinculadas a una discapacidad estaban perfectamente identificados, la institución encontraba más dificultades para localizar a los menores con necesidades relacionadas con su situación socioeconómica. Así, para avanzar en esta línea e identificar a los menores con problemas socioeconómicos que el curso que viene se matriculan, previsiblemente, en P3, el Consorcio cruzó datos con el Instituto Municipal de Servicios Sociales y detectó los casos incluidos en el Fondo Extraordinario de Ayudas de Emergencia Social. Se trata de 1.004 menores con necesidades específicas deriviadas de situaciones sociales desfavorecidas.

El Consorcio prevé repartir estos alumnos —y otros 194 con necesidades educativas específicas derivadas de discapacidad— de forma equilibrada entre los centros escolares de su entorno “para reducir o eliminar los procesos de segregación”.

Los responsables del Consorcio, de gestión compartida entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat, anunciaron ayer que la estimación de demanda para P3 asciende a 12.800 niños. En los centros públicos de primero de ESO, se esperan unas 5.200 nuevas solicitudes.

La oferta inicial en P3 es de 173 escuelas públicas (265 grupos, igual que el año pasado) y 159 concertadas (302 grupos, nueve más que la oferta final del año pasado).

Ortiz explicó que el próximo curso se pondrán en marcha dos nuevos centros escolares: la escuela Auditori, de primaria y con dos líneas, y el Instituto 22@, que estará ubicado de forma provisional en la antigua biblioteca Can Saladrigues.

El Consorcio ha desplegado también un video tutorial y una guía informativa para ayudar a los padres en el proceso de preinscripción que se pondrá en marcha en las próximas semanas.