Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pide un candidato a la Generalitat libre de causas judiciales

El Delegado del Gobierno en Cataluña insta a Torrent a hacer su trabajo y a proponer un presidente "que pueda ser investido"

Jordi Sànchez, a su llegada a la Audiencia Nacional el pasado octubre. En vídeo, posible acuerdo para que Sànchez presida la Generalitat.

El Gobierno quiere que el candidato a la presidencia de la Generalitat esté libre de causas judiciales tras conocerse el acuerdo entre Junts per Catalunya y Esquerra Republicana para proponer para el cargo a Jordi Sànchez, en prisión preventiva por presuntos delitos de rebelión y sedición entre otros. Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña, ha afirmado hoy ante esta posible investidura que "estamos en plena aplicación del artículo 155, que terminará cuando el presidente del Parlament proponga un candidato que cumpla los requisitos y pueda ser elegido".


En una entrevista en Rac1, Millo ha señalado: "La normalidad se recuperará a partir de que el presidente del Parlament haga su trabajo, que todavía no ha hecho, que es proponer un candidato que pueda ser investido"."No hay voluntad de facilitar las cosas", ha señalado en alusión a la propuesta de Sánchez. "Sería muy bueno que lo hagan con personas libres de causas judiciales".

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, también ha señalado que igual que es "inimaginable" pensar en un presidente de un gobierno autonómico "que está huido de la justicia y fuera de España" también es "difícil" pensar en un presidente autonómico "que está en prisión y no puede ejercer sus funciones".

Las palabras de Millo y Catalá van en la misma dirección de lo que apuntó el pasado sábado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien insistió en la necesidad de que se presente como candidato a la Generalitat un candidato "no involucrado en asuntos judiciales" y de que en Cataluña, así, "se vuelva a la normalidad".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, también ha censurado este mañana el acuerdo de Junts per Catalunya y Esquerra Republicana de proponer a Jordi Sánchez, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana y en prisión desde octubre, como candidato a la presidencia de la Generalitat. En una entrevista en los Desayunos de TVE, el líder de la formación naranja ha sostenido que el acuerdo revela que no existe "voluntad de enmienda" ni de un deseo de regresar "a la democracia y a la normalidad". "No se trata solo de que esté en prisión quien en septiembre estuvo pisoteando coches de la Guardia Civil. Es lo mismo que seguir liándola o que se cronifique".

El diputado ha advertido de que llegan años en que el nacionalismo va a ser el principal problema de España. "Nos debemos conjurar para pasar página. Es un intento de continuar alargando un proceso muerto y agónico y nos va a dar dolores de cabeza a los catalanes y españoles", ha insistido. Tras calificar de "gravísima" la propuesta, Rivera ha afirmado que Jordi Sánchez no puede ser presidente más allá de la decisión que pueda tomar el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de permitirle participar en la eventual sesión de investidura. "Un imputado por los delitos de rebelión o sedición no puede ser candidato más allá de lo que dice el juez", ha señalado avisando que el independentismo da muestras, según las encuestas, muestras de "cansancio". "Disparan o atacan al Rey porque simboliza una nueva etapa para España, que sea moderna y deje atrás la corrupción. Si no les gusta una buena imagen, tengamos mejor imagen con 40 años de paz y prosperidad".

La posibilidad de formar un nuevo Govern quedó desencallada ayer mediante un acuerdo entre Junts per Catalunya y ERC para repartirse el control de los medios de comunicación públicos catalanes en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales. Las dos formaciones han perfilado un primer acuerdo que es un pacto global que incluye a Jordi Sànchez, en prisión como presidente de la Generalitat. El acuerdo incluye un acto en Bruselas para reivindicar “la legitimidad” de Carles Puigdemont.

Un presidente efectivo

Sergi Sabrià, el portavoz de los republicanos en el Parlament, ha declinado pronunicarse sobre el pacto para que Sànchez sea presidente. "No valoraremos ni nombres ni propuestas concretas", ha asegurado. En la línea de lo que ha sostenido en sus últimas comparecencias, el líder de ERC ha insistido en que las negociaciones continúan y que el acuerdo es "inmimente".

El PP catalán y la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, han coincidido en solicitarle a los independentistas en que busquen dentro de sus filas a otros candidatos. "Tienen 59 diputados sin causas penales. No sé si les desprecian pero es un buen abanico para elegir", ha criticado el portavoz popular Alejandro Fernández. "No quiero dar por hecho que [Sànchez] será el presidente. ¿Los independentistas no tienen a nadie que pueda defender sus ideas dentro de la legalidad?", ha dicho Arrimadas.

Los socialistas han defendido que la designación de Sànchez es "un error" y ha explicado que su posiicon es que a partir del pleno del jueves comience a correr el reloj para convocar unas nuevas elecciones. Su postura es la misma que la del PP, pero no la de Ciudadanos. "Nos tendremos que dividir entre los que quieren salir de esta parálisis y los que no". "Siempre hemos insistido  que se tiene que investir a alguien que desde el primer momento pueda ejercer la presidencia en plenitud", ha dicho la portavoz del PSC, Eva Granados.

Elisenda Alemany, portavoz de los comunes, ha apuntado que su grupo no se pronunciara hasta que no haya una confirmación del nombre del candidato a la presidencia de la Generalitat. La diputada no ha puesto objeciones a Sànchez y ha recordado que ya hubo un precedente similar en el País Vasco. Con todo, ha advertido que la eventual designación del diputado en prisión "no llevará al desbloqueo político".