Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona abrirá guarderías públicas en turno de tarde

El Ayuntamiento hará una prueba piloto en la futura escuela Aurora para facilitar la conciliación laboral

Patio de la Escola Bressol Tres Tombs, en el barrio de Sant Antoni de Barcelona.
Patio de la Escola Bressol Tres Tombs, en el barrio de Sant Antoni de Barcelona.

Igual que ha hecho con los servicios sociales o de salud, el gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha destinado unos meses a reflexionar sobre la red de guarderías municipales y cuáles son sus necesidades y retos. Un proceso que se traducirá en una actualización del —celebrado— modelo de guarderías municipales, con dos grandes novedades: se hará una prueba piloto para ofrecer turno de tarde en los centros que se creen para facilitar la conciliación laboral; y en otros casos los abrirá al barrio fuera del horario lectivo.

La teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, y el comisionado de Educación, Miquel Àngel Essomba, explican que Barcelona quiere hacer como otras ciudades europeas, donde la educación infantil se entiende como un bloque propio entre los cero y seis años. "Es una obsesión, porque en la pequeña infancia es donde empiezan las desigualdades, es una etapa preventiva básica para fortalecer el éxito educativo", señala Essomba.

Los cambios en la tarificación, el próximo curso

Los cambios en la tarificación social (que se pague en función de la renta)de las guarderías municipales que pactaron el gobierno de Ada Colau y el PDeCAT durante la negociación del presupuesto no se aplicarán hasta el próximo curso. "Supondría una irregularidad e inseguridad jurídica cambiar las tarifas a las familias a medio curso", defiende la teniente de alcalde Laia Ortiz. La regidora explica que de media las familias destinan un 7% de su renta a la cuota de las guarderías municipales. Con la tarificación introducida por Colau, el 70% de las familias pagan menos, pero la polémica ha surgido entre las familias a quienes les ha tocado pagar más. Ortiz también recuerda que la aportación de la ciudad a financiar las guarderías ha subido del 49% al 71% del coste, por la caída de financiación de la Generalitat.

Otras novedades del nuevo modelo de guarderías municipales serán la reducción de ratios (aumentando el número de educadoras), la presencia de educadores sociales en los centros de barrios donde hay población en riesgo de exclusión --como la Zona Norte (en Nou Barris)--, o la creación de cinco espacios familiares (que no son solo para niños sino que también están pensados para familias).

La principal novedad, la ampliación del horario, se implantará en la nueva guardería Aurora (en el Raval). El centro abrirá entre las nueve de la mañana y las siete de la tarde, de forma que los padres tendrán la opción de comenzar la jornada de sus hijos a mediodía. "Siempre con limitaciones, los niños no estarán más de seis horas", apuntaron los responsables. Además, la flexibilidad horaria procurará no romper los hábitos de los bebés. Por ejemplo, la franja de la comida y la siesta (de 12 a 3), cuando no habrá entradas ni salidas de las guarderías.

A nivel laboral, será posible comenzar con este piloto en una escuela de nueva creación, para la que se tendrá que contratar personal. En el resto de guarderías, se pasará una encuesta para conocer las necesidades de los padres en vistas a flexibilizar también los horarios.

En el caso de la apertura de espacios de las guarderías fuera del horario lectivo, se tratará básicamente de patios o zonas comunes, que podrán estar disponibles entre las cinco y las ocho de la tarde. Y sobre las ratios, el objetivo es alcanzar las europeas: 7 alumnos en el grupo de lactantes (lo mismo que ahora); 11 en el de caminantes (ahora son 13) y 18 en el de mayores de dos años (ahora son 20). "Nos alejaremos de los máximos que permite el decreto de la Generalitat y nos acercamos a Europa", celebra Essomba.

Más información