Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva tarificación de las las guarderías de Barcelona indigna a un grupo de padres

El gobierno de Colau afirma que con el nuevo sistema solo el 27,5% de las familias pagará más

Entrada de la guardería municipal Casa dels nens, en el Eixample de Barcelona.
Entrada de la guardería municipal Casa dels nens, en el Eixample de Barcelona.

Decenas de padres de niños de guarderías municipales de Barcelona se han constituido en una plataforma que critica el nuevo sistema de tarificación implantado por el Ayuntamiento. Denuncian que el nuevo baremo, que el Consistorio denomina de tarificación social, incrementa la cuota a “la mayoría de alumnos”. En el curso 2016-2017 la guardería, con comedor, costaba 289 euros al mes. Este año, el precio para las rentas más altas es de 395. El equipo de Gobierno defiende que con el nuevo sistema solo el 27,5% de las familias pagarán más.

Laura Pérez, integrante de la plataforma EBM de Tots i Totes, mantiene: “El gobierno municipal basa la tarificación en la declaración de la renta del ejercicio anterior. En la plataforma hay una madre que se ha quedado en el paro y que según la renta de 2016 tiene que pagar 395 euros al mes”. Pérez cree que el anterior sistema donde había un único precio al que se aplicaban bonificaciones del “100%, 80%, 60% y el 30% en función de los ingresos de las familias era mucho más justo”.

El Consistorio ha implantado este año una tarificación con una decena de umbrales en el que la mensualidad puede oscilar entre 0 y 395 euros, dependiendo del nivel de ingresos familiares. Pérez mantiene que hay alumnos que se han perdido la gratuidad del servicio. “El gobierno municipal ha dejado a familias desamparadas. El año pasado tenían beca y ahora les exigen recurrir a los servicios sociales de la Generalitat sabiendo que tenían que haberlo solicitado en enero y que están fuera de plazo”, se queja. La plataforma defiende que el nuevo sistema no tiene en cuenta casuísticas como la de padres separados que tienen que pagar dos alquileres. O familias que tienen ancianos a su cargo.

Pérez asegura que la nueva tarificación penaliza no sólo a la “clase media” sino también a los “más desfavorecidos”. “A los únicos que beneficia es a los que ellos llaman trabajadores pobres con salarios bajos. Se nos tacha de insolidarios, pero queremos guarderías públicas, inclusivas e integradoras que sea un reflejo de la sociedad”, sostiene.

El grupo municipal de Ciudadanos ha manifestado su apoyo a la plataforma. La portavoz de la formación, Marilén Barceló, critica las políticas del ejecutivo de BComú. “La tarificación social no se adapta a las circunstancias reales de las personas. Esta gran ocurrencia perjudica a la clase media que es el motor de la economía de nuestra ciudad”, denuncia. Barceló ha hecho un pequeño estudio: “Es curioso, las ciudades donde gobiernan partidos afines a BComú son los que tienen los precios de guarderías más altos. En Valencia cuesta 335 euros al mes, en Zaragoza 310, en Alicante, donde gobierna el PSOE, 414. La única excepción es Madrid donde cuesta 174 euros. Barcelona tiene un superávit de casi 100 millones, quizás Colau debiera ajustarse a los precios de su amiga la alcaldesa [Manuela] Carmena”.

El Consistorio asegura que gracias a la implantación de la tarificación social se suprime el trato igual “a aquellos que no son iguales”. Una portavoz del Ayuntamiento explica que gracias a la nueva escala “un 62,5% de familias pagará menos que el pasado año, un 10% pagará lo mismo y el 27,5% de familias con rentas altas verá su cuota incrementada”. El nuevo sistema de tarificación, según el Ayuntamiento, ha mantenido idénticos índices en la matrícula de continuidad de los alumnos.