Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guardia urbana acusada de matar a su novio lo envenenó, según una compañera de celda

Una interna de la prisión de Wad-Ras declara en el juzgado que Rosa Peral le confesó el crimen

Rosa Peral.
Rosa Peral.

La relación de amistad y confianza que trabaron compartiendo celda presuntamente llevó a Rosa Peral, la agente de la Guàrdia Urbana de Barcelona acusada de matar a su novio, también policía, a confesarle el crimen a su compañera de encierro. En la intimidad del calabozo, Peral habría detallado que lo envenenó antes de matarlo y pegarle fuego al coche donde apareció el cadáver, en una zona boscosa cercana al pantano de Foix. La juez de Vilanova i la Geltrú escuchó este miércoles la declaración de la interna de la cárcel de Wad-Ras y en el relato no faltaron detalles.

Según uno de los abogados personados en la causa, la reclusa aportó elementos "sustanciosos y determinantes" para aclarar el crimen de Pedro Rodríguez, hallado carbonizado en el maletero de su coche el 4 de mayo del año pasado. La mujer, citada en calidad de testigo, le reveló a la juez que durante las largas charlas que mantenía con Rosa Peral cuando compartían celda en Wad-Ras, la agente de la Guàrdia Urbana le pormenorizó los detalles del crimen de su novio, también policía de Barcelona. En relación con el caso hay otro agente encarcelado, Albert López, quien había mantenido una relación sentimental con Peral.

No hace ni un año que Rosa Peral entró en prisión preventiva pero las presuntas confidencias con sus compañeras ya le costaron otra investigación. Algunas internas de Wad-Ras declararon que la agente de la Urbana quería contactar desde prisión con un sicario para matar a su exmarido, agente de los Mossos d'Esquadra, que según ella impedía que sus dos hijas vieran a los abuelos maternos, y para ello pidió ayuda a varias internas.

Más información