_
_
_
_
_

Girona acoge con escepticismo el plan para relanzar el aeropuerto

Los empresarios aspiran a que el aeródromo tenga gran influencia en el sur de Francia

Obras de ampliación en el aeropuerto de Girona-Costa Brava.
Obras de ampliación en el aeropuerto de Girona-Costa Brava.Toni Ferragut

El anuncio de una inversión de 464 millones de euros en el aeropuerto Girona-Costa Brava para consolidar “un único sistema aeroportuario” junto con el Aeropuerto de Barcelona-El Prat, ha sido acogido por las instituciones del territorio como “una buena noticia”, pero con “escepticismo”. Tanto desde el Ayuntamiento de Girona como desde la Diputación, la Cámara de Comercio o la dirección del Aeropuerto creen que las instalaciones aspiran a un posicionamiento estratégico cómo segundo Aeropuerto de Cataluña y con gran influencia en el sur de Francia. Pero el territorio desconfía de que las promesas se hagan realidad.

En 2017 pasaron por el Prat 47,2 millones de usuarios, un 7,1% más que el año anterior convirtiéndose, según el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en “el segundo aeropuerto de la Unión Europea en crecimiento de pasajeros”. Pero su ubicación entorno a los humedales del Delta del Llobregat, limita su desarrollo. El Plan Director del Aeropuerto de Barcelona-El Prat Fase 2017-2026, garantiza el aumento de capacidad de las instalaciones de los 55 millones de pasajeros en la actualidad a para atender hasta 70. Para ello se cuenta, por su cercanía y como complemento a las inversiones en El Prat, con las instalaciones aeroportuarias de Girona, en las que Aena prevé realizar una amplia reforma.

En los últimos 18 años Aena ha invertido en el Aeropuerto gerundense 182 millones de euros. Las inversiones anunciadas ahora se destinarán a la ampliación de la plataforma de estacionamiento de aeronaves, del área terminal de pasajeros y a la construcción de la, tan reclamada por el territorio, estación del AVE, a unos 500 metros de la Terminal. Garantizará su conexión con Barcelona y potenciará su intermodalidad. “Además de dar respuesta al gran potencial turístico del territorio, ofrecemos un producto aeroportuario diferente, sencillo y más barato que el Prat. Estoy convencido que seremos una de las parejas aeroportuarias europeas con una oferta de gran atractivo para las compañías aéreas”, asegura el director del Girona-Costa Brava, Lluís Sala.

La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, asegura que “en condiciones normales estaríamos contentos, pero debemos actuar con cautela teniendo en cuenta la inversiones prometidas que no han llegado”. Considera “una buena noticia” que el Gobierno haya hecho suya “la petición que hace años defendemos desde el territorio que el de Girona complemente al Prat”. “Pero estaremos más contentos cuando veamos el inicio de las obras”, indica. Por eso apunta que “de momento lo tomo igual como que acabarán el desdoblamiento de la N-II, que iniciarán el archivo histórico —pendiente hace 10 años— o acabarán las obras del Parque central” —con 7 años de retraso—.

En la misma línea se han manifestado el Presidente de la Cámara de Comercio, Domènech Espadaler y el de la Diputación, Pere Vila. Para el primero de ellos “la noticia es muy buena pero quiero que sea una realidad”. “Tenemos un punto de esperanza, pero estamos acostumbrados a proclamas que no acaban haciéndose realidad”, lamenta Vila.

En enero pasaron por las instalaciones aeroportuarias 41.178 pasajeros, un 2,4% más respecto al mismo mes del año anterior. Sala asegura que “siempre hemos tenido muy claro la oportunidad que representa ofrecer un producto complementario al del Prat”. Si es así, vaticina “el crecimiento del Aeropuerto de Girona será sostenible”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_