Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

16 años de prisión para el guardia civil que mató a un conductor por una discusión de tráfico

La sección 30 de la Audiencia Provincial de Madrid le ha aplicado la atenuante de trastorno mental transitorio

El cuerpo del marroquí fallecido permanece tapado en el arcén. Vídeo: Atlas

La Sección 30 de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado al exguardia civil, Ángel Luis Viana Jiménez, de 31 años, a 16 años de cárcel por matar a tiros a un conductor, Younes Slinanni, de 39 años y nacionalidad marroquí, durante una discusión de tráfico ocurrida el 25 de abril de 2016 en la autovía de Valencia (A-3), según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Además, le ha sentenciado a cuatro meses de daños por los producidos al vehículo del otro conductor y la retirada del carné de conducir durante un año y seis meses por el delito de conducción temeraria.

El jurado consideró el pasado 7 de febrero culpable al guardia civil por unanimidad. Le aplicó la atenuante de trastorno psiquiátrico grave.

La sentencia considera probado, a raíz del veredicto del jurado, que Ángel Luis Viana Jiménez, salió de su casa el 25 de abril de 2016 "en un estado de ideación delirante". Portaba un machete de 45,5 centímetros de hoja, atado a su espalda, y su arma reglamentaria, una Beretta modelo 92 FS. Comenzó a circular su BMW 320-D hacia Valencia por la autovía A-3.

A la altura del kilómetro 68 de esta carretera, Viana tuvo un incidente con Younes Slinanni, que conducía un Opel Zafira. El condenado se puso en paralelo a este vehículo. "Al ver que se trataba de una persona de rasgos magrebíes e inducido por su delirio, sospechó que se podía tratar de un terrorista por lo que decidió pararlo a toda costa, para lo que sacó su pistola y realizó dos disparos intimidatorios", explica la sentencia.

Slimani no paró el vehículo y el guardia civil le embistió con su vehículo, lo que le provocó que perdiera el control del mismo y chocara con la bionda izquierda de la carretera y continuación con la del lateral contrario. El condenado paró su coche delante del Opel Zafira y se bajó pistola en mano. El marroquí salió corriendo por el arcén en el sentido opuesto a la circulación. "El acusado, para conseguir que se detuviera, comenzó a dispararle hacia las piernas detonando su pistola hasta 11 veces", explica el fallo.

Rematarlo en el suelo

La sentencia confirma que la víctima recibió seis disparos. Le alcanzaron el muslo izquierdo, el tobillo izquierdo, el muslo derecho, la planta del pie, la palma de la mano izquierda y la cara interna de una pierna. El herido cayó desplomado. Ya en el suelo, el guardia civil le incorporó y comenzó a pegarle golpes y puñetazos en la cabeza con la mano que empuñaba el arma. "Inmediatamente Ángel Luis soltó a Younes, se separó ligeramente, le apuntó a la sien desde un metro y medio de distancia y disparó una última bala que le atravesó la cabeza, causándole heridas irreversibles que le producirían la muerte poco después", añade el fallo.

El Ministerio Público solicitaba para el acusado 21 años de prisión por el delito de asesinato, pero los magistrados, en línea con la opinión del jurado popular, le han impuesto una pena de 16 al estimar la eximente incompleta de trastorno mental transitorio ya que en el momento de los hechos el condenado sufrió una psicosis reactiva con "ideación delirante", por lo que creyó que era inminente un atentado terrorista y que tenía que evitarlo por todos los medios.

La sentencia acredita, por tanto, las circunstancias de alevosía y ensañamiento, en el primer caso por la reiteración de disparos, por la fractura de fémur que le produjo a la víctima y por la agresión posterior cuando ya carecía de toda posibilidad de defensa, y en el segundo por el incremento innecesario e inhumano del padecimiento y el dolor que causó a la víctima cuando esta no ofrecía resistencia alguna.

1.145.000 euros en indemnizaciones

La sentencia de la Sección 3ª de la Audiencia Provincial ha condenado al exguardia civil Ángel Luis Viana Jiménez a pagar 1.145.000 euros a la esposa del fallecido Younes Slinanni, Fadoua A. (250.000 euros), a sus dos hijos (300.000 a cada uno), a los padres (60.000 euros a cada uno de ellos) y a los siete hermanos (25.000 por persona).

El fallo considera al Estado responsable civil subsidiario, ya que el asesinato se produjo con el arma reglamentaria del guardia civil.

La condena también incluye otras medidas restrictivas, como la privación de tener y portar armas de fuego durante 10 años "dada la peligrosidad evidenciada de los hechos objetos de este procedimiento". A ello se unen la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros y de comunicación con los familiares de la víctima durante 10 años y la obligación de someterse a un tratamiento médico externo durante un periodo de cinco años.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram