Detenido un guardia civil por matar a un hombre en una discusión de tráfico

El agente, de 31 años, ha sido arrestado tras matarle con su arma reglamentaria en la autovía de Valencia

Cadáver del hombre tiroteado en la A-3 por un guardia civil.Comunidad de Madrid (reuters_live)

Ángel Luis V. J., un guardia civil de 31 años, ha sido detenido este lunes tras supuestamente matar de cinco disparos a Younes S., un hombre de nacionalidad marroquí, de 39 años, durante una discusión de tráfico en la autovía de Valencia (A-3). El detenido ha dado positivo en cannabis, tras ser sometido a una prueba de detección de drogas y de alcoholemia, según fuentes de la investigación. 

Más información
Fallece un bebé de 18 meses tras ser atropellado cerca de Guareña (Badajoz)
El Ayuntamiento bajará a 70 kilómetros por hora la velocidad máxima en un tramo de la M-30
In English: Civil Guard officer arrested for shooting driver over traffic spat

Los hechos se han producido a las 07.33 en el kilómetro 67 de A-3, en los carriles en sentido a Valencia, en el término municipal de Fuentidueña de Tajo. Según las primeras investigaciones, se ha producido un pique entre los dos conductores. El guardia civil llevaba un BMW 320 azul mientras que el ciudadano marroquí iba a los mandos de un Opel Zafira gris. Unas fuentes apuntan a que el conductor de este último vehículo ha tenido un accidente por alcance con el BMW, pese a lo cual no ha parado.

Ambos han iniciado una persecución durante varios kilómetros hasta que uno de los vehículos ha colisionado contra la mediana y ha alcanzado al otro vehículo. En la calzada se podía apreciar la señal de frenazo del BMW, que destrozó parte de la protección lateral. Por su parte, el Opel Zafira tenía hundida toda la parte delantera.

El supuesto homicida —un guardia civil destinado en Quintanar de la Orden (Toledo) y que se encontraba fuera de servicio— y la víctima —un hombre marroquí de 39 años y residente en Illescas— se han bajado de sus respectivos vehículos en la autovía. El agente del instituto armado, que lleva 11 años en el cuerpo y de baja médica en el momento del accidente, ha salido de su coche, un BMW, con su arma reglamentaria. El fallecido, ha salido corriendo de su Opel Zafira. Varios testigos han visto como el guardia civil hacía varios disparos.

Marcas de la frenada y protección dañada en la A-3.
Marcas de la frenada y protección dañada en la A-3.Comunidad de Madrid

Cuando ha llegado la UVI móvil, el hombre ya había fallecido y presentaba cinco disparos en la cabeza, según un portavoz de Emergencias 112. El agresor ha sido atendido por los facultativos del Summa por varias contusiones sufridas durante el accidente. Al poco, ha recibido el alta médica, pero ha sido detenido en el lugar por los agentes de Seguridad Ciudadana de su cuerpo. Ha sido trasladado a la Comandancia de la Guardia Civil, con sede en Tres Cantos, ya que del caso se ha hecho cargo el grupo de Homicidios de la Policía Judicial.

Las primeras declaraciones que ha hecho Ángel Luis V. son que ha actuado "en legítima defensa". Eso sí, no se ha encontrado ningún arma en posesión del fallecido. Los agentes de Homicidios están a la espera de tomarle declaración en presencia de su abogado.

El agente lleva destinado unos cinco años al puesto de Quintanar de la Orden donde se dedica a labores de Seguridad Ciudadana. Residente en Arganda del Rey, las primeras investigaciones apuntan a que su padre también ha sido guardia civil, pero ya se encuentra retirado. Ángel Luis V. se encontraba de baja por un problema de espalda, lo que no implica que se le retire el arma reglamentaria. Esto solo ocurre cuando se produce una baja por motivos psicológicos.

Los investigadores están viendo si las cámaras que tiene la Dirección General de Tráfico (DGT) en la A-3 han grabado el pique entre ambos conductores, el accidente contra la mediana y el posterior tiroteo contra la víctima. Las muestras de la saliva que han arrojado que el detenido ha consumido cannabis han sido remitidas al Instituto Nacional de Toxicología para que determine en un análisis más profundo el nivel de concentración de este estupefaciente y ver cómo ha podido afectar a su comportamiento.

El cuerpo de Younes S. ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense, en la Ciudad Universitaria, donde está previsto que mañana se le practique la autopsia. Este crimen eleva a 12 las muertes violentas registradas en la región en lo que va de año, según datos de este periódico. El año pasado se cerró con 31 homicidios.

Más controles psicológicos

La Asociación Unificada de la Guardia Civil ha pedido a la Dirección General del instituto armado la instalación de armeros en las dependencias del cuerpo para que los agentes puedan depositar sus armas en lugar de llevarlas encima al terminar el servicio.

El portavoz de la asociación mayoritaria de la Guardia Civil, Juan Fernández, ha recordado que ya se lo han pedido en ocasiones anteriores a los responsables de la Institución. "Que se instauren unos armeros para que los agentes puedan depositar sus armas al terminar su servicio", sostiene.

Desde la AUGC piden también "controles y reconocimientos médicos con periodicidad". "A día de hoy no existen", ha lamentado. Reiteran estas peticiones después de que este lunes haya sido arrestado un guardia civil por asesinar presuntamente a una persona durante una discusión de tráfico.

Por parte de la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) han lamentado la muerte de una persona y han manifestado su pesar por que "sucedan estos hechos". "Una discusión de tráfico no tiene por qué llegar a este extremo", ha denunciado el portavoz de este colectivo Fernando Ramírez.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS