Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona quiere tratar sus datos como una infraestructura urbana más

El Ayuntamiento crea una nueva Oficina Municipal que centralizará todos los Datos que genera

Francesca Bria, comisionada de Innovación Digital en el Ayuntamiento.
Francesca Bria, comisionada de Innovación Digital en el Ayuntamiento.

Barcelona quiere tratar el ingente volumen de datos de los que dispone como cualquier otra infraestructura de la ciudad. La expresión es de la comisionada de Innovación Digital, Francesa Bria. Para ello el Ayuntamiento está creando una nueva Oficina Municipal de Datos, un proyecto pionero en España, asegura el portavoz del gobierno de la alcaldesa Ada Colau, Gerardo Pisarello. En la oficina, que dirigirá Marius Boada, hasta ahora director de Estadística y Estudios de Opinión, trabajarán 40 profesionales del Ayuntamiento, que dependerán políticamente de la primera tenencia de alcaldía y a nivel técnico de la gerencia municipal.

El uso de programario libre y la publicación de datos públicos son dos apuestas del actual gobierno de la ciudad, cuyos responsables recuerdan a menudo que "los datos son el petróleo del siglo XXI", que crecen de forma exponencial año tras año, y también que la tecnología no es neutra y que los datos suelen estar en pocas manos (grandes empresas). La creación de la oficina responde a la pregunta que ayer hizo el portavoz del ejecutivo: "¿Cómo lo hacemos para que el gobierno de la ciudad sea más transparente, democrático y efectivo?". "La oficina que creamos tiene por objetivo convertir los datos en un bien común abierto a la ciudadanía", dijo Pisarello.

La agrupación y procesamiento de los datos permitirá estudiar escenarios, hacer simulaciones y diseñar mejor políticas públicas, dijo. En materias como movilidad, contaminación, urbanismo, turismo... De ahí que la oficina dependa de la gerencia municipal y que entre sus proyectos esté crear un nuevo cuadro de mando.

Otros ejemplos concretos de proyectos que ya ha comenzado a desarrollar la oficina son el Observatorio de la Vivienda o monitorizar el fenómeno de la gentrificación, para aportar información y datos que ayuden a definir respuestas para detener los procesos de expulsión de vecinos o comerciantes de los barrios de la ciudad.

La oficina, explicó Pisarello, que a finales de año tendrá web propia, también tiene por objetivo abrir todos estos datos a la ciudadanía y a las empresas que puedan trabajar a partir de ellas: "La idea es tener un mayor control público y mayor gestión, pero también abrirlas para estimular la economía". El nuevo servicio velará asimismo por proteger la privacidad de los datos: se creará la figura de un delegado de protección de los datos.

Más información