Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La célula yihadista de Terrassa ideaba atentar con artefactos caseros

La Audiencia Nacional ha reanudado este martes el juicio de diez detenidos en la 'operación Caronte'

Operación contra el yihadismo en Cataluña
San Fernando de Henares

La célula yihadista de Terrassa (Barcelona) desmantelada en 2015 supuestamente pretendía cometer atentados con artefactos caseros y la denominada "pólvora blanca", cuyas instrucciones de fabricación figuraban en un manuscrito incautado al presunto líder, el español Antonio S.M. Así se desprende de las declaraciones periciales realizadas este martes en el juicio por ocho técnicos especialistas en desactivación de explosivos de los Mossos d'Esquadra.

La Audiencia Nacional ha reanudado el juicio de diez detenidos en la operación Caronte, en la que los Mossos d'Esquadra desarticularon una célula que presuntamente planeaba atentar en lugares emblemáticos de Barcelona como el Parlament, por lo que se enfrentan a una petición de la Fiscalía de entre 7 y 19 años de cárcel. Según la Fiscalía, la célula se creó a principios de 2014 y se denominó Fraternidad islámica. Grupo para la predicación de la yihad. La mayor parte de sus integrantes residían en Terrassa y supuestamente iba a secuestrar a una mujer para decapitarla al modo de Dáesh y colgar las imágenes en Youtube de forma inminente lo que precipitó las detenciones en abril de 2015.

Los mossos han respondido sobre unas instrucciones manuscritas para fabricar explosivos y que fueron incautadas a Antonio S.M., un español converso al islam, en su domicilio de Sabadell (Barcelona) y por un saco de azufre intervenido en la casa de Valls (Tarragona) en la que vivía otro de los acusados, Jacob O. Los peritos han explicado que en el domicilio de Antonio S.M. encontraron unas anotaciones con un dibujo sobre fabricación de artefactos incendiarios y explosivos en las que se indicaba la introducción de metralla en los mismos para causar mayores daños. Han precisado que en dichas anotaciones se indicaba la elaboración de explosivo a partir de componentes de fácil adquisición en el mercado como el clorato de potasa, que se vende en pastillas en las farmacias ya que se usa para la boca y la tos.

Los peritos han advertido de que el clorato de potasa sirve de precursor principal para el tipo de explosivo que la célula supuestamente pretendía confeccionar según el manual manuscrito con intervenido al presunto líder. Han agregado que añadiendo al clorato de potasa a una sustancia que haga de combustible se obtiene la denominada "pólvora blanca", que es "una mezcla casera con propiedades parecidas a la pólvora". Los técnicos han comentado que en internet hay infinidad de fórmulas para la fabricación de este tipo de artefactos explosivos y en concreto con clorato de potasa se suelen encontrar en los manuales de anarquistas.

Por otra parte, han recordado que encontraron azufre dentro de un saco en la casa en la que vivía Jacob O., otro de los españoles convertido al islam que se encuentran entre los acusados. Los peritos han explicado que el azufre, que se encontraba en "condiciones perfectas, sirve para reforzar la masa explosiva.

Antes de que comenzara el juicio fuentes de la Fiscalía ya advirtieron algunas similitudes de esta célula con la que en agosto del año pasado perpetró los atentados en Barcelona y Cambrils (Tarragona). Entre ellas apuntaron sus planes de fabricar explosivos con productos químicos de venta legal, como los que adquirió la célula que atentó el 17-A en Las Ramblas, que acumuló en una casa de Alcanar (Tarragona) centenares de litros de acetona y agua oxigenada destinados a la composición del explosivo conocido como "la madre de Satán" y cuya explosión causó dos fallecidos. También, la juventud y la entrega a la causa yihadista de sus integrantes, y su sumisión a un líder maduro.

Más información