Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 170.000 barceloneses son víctimas de la pobreza energética

No han pagado algún recibo a las empresas o no pueden mantener la temperatura adecuada en su hogar

Manifestación contra la pobreza energética.
Manifestación contra la pobreza energética.

Un informe sobre pobreza energética encargado por el Ayuntamiento de Barcelona concluye que cerca de 170.000 vecinos, más del 10% de los habitantes de la ciudad, son víctimas de la pobreza energética. El documento— confeccionado por el equipo universitario RMIT Europe— asegura que los afectados o no han podido pagar uno o más recibos o no pueden mantener una temperatura adecuada en su hogar. El informe complementa los datos proporcionados por el balance del primer año de funcionamiento de los puntos de asesoramiento energético (PAE), donde se ha atendido a 22.987 personas de 8.588 hogares.

El director del informe, el investigador Sergio Tirado, concluye que la pobreza energética está estrechamente vinculada con la pobreza en sentido amplio: “Los usuarios de los servicios sociales tienen hasta cinco veces más de riesgo de sufrirla que aquellos que no lo son. También es más habitual en familias que sufren inseguridad residencial”. El investigador sostiene que hay más casos de pobres energéticos entre los que viven alquilados que entre los propietarios y relaciona los aumentos de los alquileres y el hecho de que los inquilinos de las viviendas arrendadas no tienen margen o permisos para cambiar las empresas de suministros, las instalaciones de calentadores de agua o los radiadores de calefacción.

El Consistorio de Barcelona abrió a finales de enero de 2017 hasta diez puntos de asesoramiento energético (PAE) distribuidos por toda la ciudad. La teniente de alcalde Laia Ortiz sostuvo que pese a que el informe apunta a 170.000 afectados los PAE solo han atendido a 23.000 personas. “Tenemos que trabajar mucho más para llegar a todos los afectados y que los vecinos sepan de la existencia de este servicio”, afirmó ayer. De las más de 8.000 viviendas atendidas en las oficinas del Consistorio hay 278 hogares donde hay, al menos, una persona con problemas de movilidad. Las oficinas con más actividad fueron las del distrito de Sant Martí, Ciutat Vella y Sants-Montjuïc. El 43% de los hogares atendidos fueron derivados desde los servicios sociales de la ciudad. Ortiz aseguró que según los datos obtenidos por las PAE, el 67,9% de las personas atendidas fueron mujeres. La mayoría de problemas se concentraron en la factura energética eléctrica y hasta el 52% de los pobres energéticos tienen contratados el suministro eléctrico en el libre mercado.

Una tercera parte de los hogares atendidos por el PAE acudió a las oficinas municipales después de haber recibido el aviso de corte de suministros. De estos, la mitad manifestó que sufría dificultades para pagar algún recibo. Además, según Ortiz, el 13,9% de los atendidos son víctimas de pobreza energética “severa”. “Además, en el 4% de los hogares atendidos hay un miembro de la familia conectado a una máquina de asistencia sanitaria con conexión eléctrica”, denunció la teniente de alcalde.

Desde las oficinas municipales se gestionaron hasta 1.428 cambios de potencia con las suministradoras con un ahorro acumulado de hasta 54.000 euros. Se tramitaron 860 cambios de titularidad, se gestionaron 1.200 bonos sociales, realizaron 116 talleres comunitarios, 1.378 intervenciones domiciliarias y se instaló material de eficiencia energética en 768 viviendas.
Ortiz dibujó el perfil del vecino asesorado en os PAE: “Un 67,9% son mujeres, el 44,9% han nacido fuera de Cataluña, el 48,4% son hogares con un menor a su cargo, el 54,3% tienen todos los miembros de la unidad familiar en el paro y el 70,2% son hogares en régimen de alquiler”. Además, el 86% de las viviendas no disponía de descuento por bono social y el 92,8% de los hogares no disponía de discriminación horaria.

Laia Ortiz afirmó que gracias a la defensa de los derechos energéticos de los consumidores de agua, luz y gas se consiguieron detener 5.020 cortes de suministros.

El Consistorio ha destinado a los PAE 2,2 millones de euros anuales durante el primer año de funcionamiento. En las oficinas trabajan 50 profesionales: 30 que forman parte de la plantilla fija y una veintena más provenientes de los planes de ocupación que son sustituidos periódicamente.
En el segundo año de vida de los PAE Ortiz pretende que lleguen al máximo población y “universalizando unas atenciones que promueven el ahorro y eficiencia energética”. Entre las últimas informaciones que se proporciona en los PAE se encuentra los procesos para pedir ayudas municipales para colocar instalaciones solares.