Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un yihadista que animó a repetir el atentado de La Rambla

El hombre, vecino de Terrassa, evitaba acudir a las mezquitas

Atentado Barcelona
Despliegue policial en el lugar del atentado de La Rambla. EFE

El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ha detenido en Terrassa a un presunto yihadista en un avanzado proceso de radicalización debido al consumo progresivo de vídeos y propaganda de Dáesh. El hombre había llegado a manifestar públicamente que “el que pueda hacer algo que lo haga, al que no le dejen irse a Siria que mate a seis o siete españoles”. El detenido, de 45 años y nacionalidad marroquí, alababa los atentados cometidos en Barcelona y Cambrils el pasado agosto. Y llegó a asegurar que, si tuviese una furgoneta grande, haría lo mismo que “los hermanos” que atentaron en La Rambla.

La operación, desarrollada por agentes de la Brigada de Información de Barcelona bajo la coordinación de la Comisaría General de Información, implica la “neutralización temprana” de una potencial amenaza, ya que el arrestado se encontraba en un punto de adhesión a la organización terrorista que podría haberle llevado a cometer un atentado como actor solitario en suelo europeo. De hecho, se autodefinía como “un muyahidín más”, había manifestado su arrepentimiento por no haber viajado a Siria a realizar la yihad violenta y tenía un perfil discreto, ya que vestía a la manera occidental, sin ningún signo físico de radicalidad. Incluso evitaba acudir a las mezquitas a rezar para pasar desapercibido.

El detenido vivía de acuerdo con el concepto que se conoce como taqiyya, un principio que justifica llevar una vida alejada de los preceptos islámicos en una sociedad no islamizada, con el fin de atacarla desde dentro, con lo que buscaba alejarse de la imagen prototípica de un fundamentalista islámico para pasar desapercibido. Una estrategia que acompañaba con otras medidas de seguridad en materia de telefonía móvil o al conducir, realizando maniobras evasivas para evitar que se detectase su recorrido o los lugares donde iba, siempre según el Cuerpo Nacional de Policía.
Según los investigadores, en su pretensión de autoadoctrinarse, el detenido visionaba de manera reiterada vídeos en los que se observaba a yihadistas combatiendo en Siria; según él mártires que “se han ganado el cielo”, así como ejecuciones perpetradas por niños con cánticos en los que se ensalza la lucha violenta en nombre de Alá.

El hombre compartía los vídeos con personas de su entorno, a las que invitaba a convertirse en “verdaderos musulmanes” y a viajar con él a Siria. También les decía que el gasto del traslado los asumiría el solo. La operación, que continúa abierta, ha sido ordenada por el Juzgado Central Instrucción número cuatro y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.