Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lolita Chávez, premio Ignacio Ellacuría por su defensa de los pueblos indígenas

La guatemalteca amenazada de muerte en su país es un referente internacional de la lucha por presevar los recursos naturales

Lolita Chavez recoge el premio de manos del lehendakai, Íñigo Urkullu.
Lolita Chavez recoge el premio de manos del lehendakai, Íñigo Urkullu.

De líder indígena amenazada de muerte en su país a “referente de esperanza y lucha política” en Europa. La guatemalteca Lolita Chávez Ixcaquic (Guatemala, 1972) ha recibido hoy de manos del lehendakari, Iñigo Urkullu, el premio Ignacio Ellacuría de la Cooperación vasca 2017 en reconocimiento a su trabajo en “la protección de las tierras, los recursos naturales y el territorio frente a la explotación, la expoliación y los modelos de desarrollo insostenibles”.

En los ocho meses que Chávez lleva en Euskadi ha pasado de recibir protección temporal a convertirse en un referente “inspirador” de las políticas sociales del Gobierno vasco. Y hoy lo ha celebrado emocionada junto a las organizaciones sociales y representantes políticos que le han acompañado durante el acto celebrado en Lehendakaritza.

“A las defensoras de la vida y los territorios dedico este premio”, ha señalado. “Saludo a los premios pero me resisto a morir. Lo que yo quiero es seguir con vida y vivir libre”. Chávez llegó a Euskadi el pasado mes de junio a los pocos días de sufrir un quinto atentado contra su vida como fundadora del Consejo de Pueblos K’iche que promueve la defensa de los territorios frente a los intereses de las multinacionales en su país, Guatemala.

La organización Oxfam Intermón le invitó a participar en el programa de Protección temporal a Defensores de Derechos Humanos del Gobierno vasco y en pocas semanas regresará de nuevo a su tierra. Este galardón busca “aumentar su cobertura y dotarle de una mayor protección personal” ante las amenazas y persecución judicial a la que volverá a verse sometida. “Llegué huyendo de los que desean verme muerta y regresaré en breve con el respaldo del Gobierno vasco y de la Unión Europea”. El pasado mes de diciembre también fue finalista del premio Sajarov del Parlamento Europeo en apoyo a su causa.

Premios que salvan vidas

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha remarcado que su “testimonio nos interpela. Le expreso en nombre del Gobierno vasco y de la sociedad todo nuestro reconocimiento y apoyo”. Un apoyo que necesitará para superar las diferentes causas judiciales pendientes que le esperan en su país como son las acusaciones de “secuestro, plagio, asociación ilícita e instigación a delinquir” interpuestas por parte de “estructuras paramilitares, empresas madereras y transnacionales con la complicidad del Sistema Judicial”.

Por eso, Chávez hoy se agarraba con fuerza al premio consciente de su valor estratégico. “Vivimos en un momento crucial para defender la madre tierra porque es imposible que se siga legislando con discursos ambientalistas cuando se están destruyendo de forma masiva vidas humanas”, ha denunciado durante su discurso la líder maya. “Las trasnacionales, con plena impunidad, violan nuestros derechos colectivos e individuales, nos asesinan, nos encarcelan, nos violan sexualmente utilizando como argumento el falso desarrollo y la mayoría de las empresas son de origen europea”, ha insistido con fuerza.

Tras el acto oficial, Chávez ha vuelto a leer su discurso en plena calle con un mandala, mural de semillas ancestrales a sus pies, y rodeado de todas las organizaciones sociales que le han acompañado durante estos meses en Euskadi. “Si no fuera por vuestro apoyo ahora mismo estaría bajo tierra. No he nacido para ser asesinada. He nacido para seguir viva y llamo a todos los pueblos a tejer lazos de solidaridad recíproca”.

Más información