Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tenor Freddie de Tommaso y la soprano Leonor Bonilla brillan como ganadores del concurso Viñas

En la edición del certamen de este año se presentaron 515 participantes

El tenor británico Freddie de Tommaso.
El tenor británico Freddie de Tommaso.

Como marca la tradición, desde hace más de medio siglo, Barcelona acoge en enero a centenares de jóvenes cantantes de todo el mundo que buscan fortuna en el Concurso Internacional de Canto Francesc Viñas. La clausura de su 55ª edición se celebró el domingo por la tarde con el tradicional concierto de ganadores en el Liceo, abarrotado de público. Como gran vencedor, el tenor británico Freddie de Tommaso, de 24 años, se llevó el primer premio, dotado con 25.000 euros y un contrato para actuar en el Liceo, mientras que la soprano española Leonor Bonilla, de 30 años. conquistó el segundo premio, de 15.000 euros.

Un año más, el concurso que lleva el nombre del legendario tenor catalán Francesc Viñas, ha batido su récord de participación: 515 concursantes procedentes de 60 países. Siguiendo la tónica de los últimos años, la cifra de 165 voces de Corea del Sur puso alto un listón de participación, con Rusia (38) y China (37) como inmediatos seguidores. Las voces coreanas tuvieron que conformarse con el tercer premio (11.000 euros) y el quinto (7.000), concedidos respectivamente al tenor Sehoon Moon y al contratenor Jungkwon Jang, ambos de 33 años.

En el concierto -transmitido, por primera vez, en streaming- los ganadores actuaron cor la orquesta del Liceo bajo la eficaz batuta de director español Sergio Alapont. Freddie de Tommaso lució una voz bella, potente y bien manejada en dos páginas ideales para su condición de tenor lírico; en el Lamento de L´Arlesiana, de Cilea, perfiló frases con en un arco que fue ganando intensidad y culminó con expresivos matices en Salut, tombeau!, de Roméo et Juliette, de Gounod.

Leonor Bonilla se ganó al público con bella coloratuta y agudos luminosos, apostando por el expresivo belcantismo de la gran aria de Linda di Chamounix, de Donizetti, y una seductora interpretación de la romanza Me llaman la primorosa, de la zarzuela El Barbero de Sevilla, de Giménez, que desató encendidos aplausos por su garbo y encanto lírico.

Aunque la confección del programa es un reto para orquesta y director, que deben preparar con poco tiempo de ensayo un variado repertorio escogido horas antes por los ganadores, hubo espacio para un gran dúo, de Rigoletto, de Verdi, interpretado con valentía y buenos agudos por Leonor Bonilla y Sehoon Moon; en sus intervenciones en solitario el tenor coreano mostró una voz bella, algo escasa de potencia, en las más célebres arias de I Puritani, de Bellini, y La bohème, de Puccini.

Mostró buena línea la soprano francesa Anaïs Constans (24 años), ganadora del cuarto premio (8.000 euros), que cerró la primera parte del concierto y convenció más en el dulce lirismo de Je veux vivre, de Roméo et Juliette, de Gounod, que en la difícil agilidad mozartiana de Non mi dir, de Don Giovanni.

Acertó en el repertorio escogido el barítono estadounidense Andrew Manea (27 años), sexto galardonado (6.000 euros) con páginas en las que pudo lucir su gran temperamento: Eri tu, del verdiano Un ballo in maschera, y Cruda, funesta smania, de Lucia di Lammermoor, de Donizetti. Convenció menos el contratenor Jungkwon Jang, quinto premio, que interpretó con cautela piezas de Bach y Schubert junto a la pianista Marta Pujol.

Abriendo el programa, actuaron tres cantantes distinguidos con premios especiales, las sopranos españolas Inés Ballesteros y Serena Sáenz (con Anna Creixells al piano) y el bajo-barítono italiano Tommaso Barea. En el jurado, presidido por Christina Scheppelmann, directora artística del Liceo, han participado, entre otros, el barítono Joan Pons, el tenor Neil Schicoff, el director del coro de la Ópera de París José Luis Basso, ex director del coro del Liceo, y Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real de Madrid.