Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

BCNegra dispara a todos los géneros con el nuevo comisario Carlos Zanón

James Ellroy, Don Winslow, Louise Penny o Leonardo Padura, entre el centenar de autores del potente programa, que estrena eje central con el acoso y se amplía al cómic o a la poesía

James Ellroy, Louise Penny y Don Winslow (derecha), tres de las estrellas del BCNegra de 2018.
James Ellroy, Louise Penny y Don Winslow (derecha), tres de las estrellas del BCNegra de 2018.

El nuevo comisario tiene métodos propios. El escritor Carlos Zanón toma posesión de la 13.ª edición de BCNegra, el festival de novela policiaca de Barcelona, dotando a la comisaría que ha dirigido hasta la fecha Paco Camarasa de entrada con un eje temático, este año el acoso (de género y el que se da en escuelas y redes sociales); luego, buscando un autor, un libro y un personaje al que homenajear, que para empezar serán Jean-Patrick Manchette, el gran renovador del polar francés; Arte salvaje, la biografía de otro grande, Jim Thompson, de Robert Polito, y el calculador Ripley que gestó Patricia Highsmith. Tampoco se ha dejado un género donde extender la fiebre negrocriminal: con más cómic, música, cine, teatro y hasta poesía. Y todo ello, concentrado por vez primera en una semana (del 29 de enero al 4 de febrero) para facilitar el acceso de seguidores de fuera de la ciudad, con mayor presupuesto (162.000 euros, 20.000 más que el año pasado), más actividades (cerca de una sesentena) y con el cuerpo mejor dotado de las últimas ediciones: James Ellroy, Don Winslow, Leonardo Padura, Louise Penny, Massimo Carlotto, Víctor del Árbol o Andreu Martín, entre la friolera de los 106 escritores participantes.

“Es un festival literariamente hablando muy potente porque queremos atraer a lectores más allá del género, de ahí también enseñar que la novela negra, aparte de entretener, también denuncia, muestra parte de los que no nos gusta de nosotros mismos; por eso el eje del acoso y ver cómo el débil a veces también se enfrenta a los poderosos… Una pequeña venganza con la vida”, definió ayer Zanón. Ese hilo temático se desarrollará en tres mesas redondas, con los enfoques del bullying escolar (con, entre otros, Lolita Bosch, que lo sufrió, el martes, 30); el de género (con Elisa McCausland, autora de Woder Woman: el feminismo cono superpoder) o el de las redes sociales (con Lorenzo Silva y o Juan Soto Ivars), ambas el miércoles, 31.

Los detalles, como bien practica el comisario, autor de Taxi o Yo fui Johnny Thunders, dicen mucho. Así, también se ha cambiado la imagen del certamen, que ha dejado el color negro y amarillo propio del género para introducir el color, como muestran las angulosas imágenes de una ciudad acechante al estilo de la Metrópolis fritzlangiana que ilustra la cartelería de la BCNegra, a cargo de Natalia Zarategui. También se ha concentrado a todos los autores en dos hoteles, de la misma calle, para reforzar la sensación de festival y comunidad, mientras se instaura una “fiesta canalla para recuperar la mala fama del sector”, bromeó Zanón en el marco del antiguo anfiteatro anatómico del siglo XVII de la Reial Acadèmia de Medicina de Barcelona, donde diseccionó la programación (barcelona.cat/bcnegra).

Maestros y alumnos rutilantes. Ellroy recibirá el 1 de febrero (18 horas) en el Saló de Cent del consistorio el premio Pepe Carvalho. Al autor de L. A. Confidential y de unas durísimas memorias en las que revive el asesinato nunca aclarado de su madre ahora recuperadas (Mis rincones oscuros) se le podrá escuchar al día siguiente en el Aribau Multicines, una de las nuevas sedes. Y, claro, también ver filmes basados en sus libros, como La dalia negra o seguir vida y obra en la biblioteca La Bóbila de L’Hospitalet (hasta el 23 de febrero). No será la única estrella. Don Winslow, quizá de los más certeros hoy a la hora de iluminar el lado oscuro de la ley (Corrupción policial), es otro de los consagrados asistentes (sábado, 3). Dos plumas más de postín intercambiarán, ese mismo día, experiencias: la argentina Claudia Piñeiro (Betibú, Las maldiciones) y la canadiense Louise Penny (Enterrad a los muertos). Leonardo Padura Fuentes reflexionará de nuevo sobre la Cuba negrocriminal aprovechando la salida de una nueva entrega de su detective Mario Conde, La transparencia del tiempo, con el ya clásico Julián Ibáñez (viernes, 2). Mientras, el italiano Carlotto (cercano a Vázquez Montalbán, creador del personaje Caimán) charlará con Berna González Harbour (madre de la comisaria Ruiz) e Ignacio del Valle (el del oscuro policía Arturo Andrade), como talentos consolidados que son del género en el sur de Europa. Junto a todos ellos, recomendable seguirle la pista a promesas muy hechas ya, como el también argentino Kiko Ferrari (Que de lejos parecen moscas, el domingo, 4) o el multipremiado francés Colin Niel (Sólo las bestias, martes, 30).

Del cómic a la poesía, pasando por la tele. Una exposición en la biblioteca Jaume Fuster (lunes, 29) al dibujante Jordi Bernet, creador del inquietante Torpedo, es la punta del iceberg de la atención reforzada al cómic por el festival, hilo que podrá reseguirse en el mismo escenario y día con el propio Bernet, entre otros, abordando en una mesa redonda con guionistas y novelistas la eclosión de la novela gráfica, o a partir de la muestra de retratos-robot realizados por alumnos de la escuela Elisava (4 de febrero, en la cárcel Modelo, otro escenario inusual, donde también habrá microteatro negro). La fiesta del festival está convocada, precisamente, por la aparición de BCNoir, cómic con 23 historietas negras. La poesía (Zanón practica el género) la pondrán, entre otros, Jaume Subirana y Jordi Virallonga, que buscarán rastros de la noche, del suburbio o de paraísos artificiales en la obra de Joan Vinyoli o de Silvia Plath, entre otros bardos (martes, 30). Buenos que quizá no los son tanto y están en el lado de la ley es un perfil asiduo en series televisivas como Los Soprano o The Wire. Así lo analizará, entre otros, el escritor Marc Pastor en los Aribau (sábado, 3).

Cosa nostra… catalana. Los veinte años de la muerte y el centenario del nacimiento de Jaume Fuster y Manuel de Pedrolo, respectivamente, sirven de excusa para repasar la trayectoria de quienes asentaron el género en Cataluña: Fuster, por maestro con obras como De mica en mica s’omple la pica, su personaje Lluís Arquer o su labor como editor de colecciones (lunes, 29, en la biblioteca de su nombre); Pedrolo, por traductor (Hammett, Chandler, Simenon…), director de la seminal colección Cúa de Palla y por la autoría, entre otras, de Joc brut o Es vessa una sang fácil (martes, 30).