Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Forcadell da un paso atrás y plantea un sucesor sin causas judiciales

La exlíder de la ANC dice que no abandona la política y que seguirá como diputada

Carme Forcadell, este jueves en el Parlament.

Carme Forcadell, presidenta del Parlament, reveló ayer que no se postulará para revalidar el cargo y sugirió que su sucesor debe ser una figura “libre de procesos judiciales” y que esté dispuesto a preservar la soberanía del Parlament. La diputada, que recalcó que “ni mucho menos” tiene la intención de dejar la política, desligó su decisión de la tomada el lunes por el exconsejero Carles Mundó, que vuelve a la abogacía. Forcadell, que está en libertad provisional, evitó pronunciarse sobre la eventual investidura telemática de Carles Puigdemont. ERC sopesa el nombre del exconsejero Ernest Maragall para el cargo.

Forcadell, diputada electa por Esquerra, seguirá como parlamentaria en la Cámara y afirmó sentirse satisfecha por el trabajo hecho “pese a los errores que pudo cometer”. “Estoy convencida de haber actuado con responsabilidad. Antes de aceptar la censura o de vetar un debate por miedo habría dimitido”, aseguró. La presidenta está en libertad provisional y el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, le imputa los delitos de rebelión, sedición y malversación por los que le fijó una fianza de 150.000 euros. Forcadell pasó la noche del 9 de noviembre en prsión y logró la libertad tras abonar esa suma.

Arrimadas cree que hay un "sálvese quien pueda" dentro del independentismo

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha criticado fuertemente la decisión de Carmen Forcadell de no repetir como presidenta del Parlament. "Estamos ante el 'sálvese quien pueda del procés", ha asegurado Arrimadas, que vincula la decisión de Forcadell con la renuncia a ser diputado del exconsejero de Justicia Carles Mundó o la del expresidente y líder del PDeCAT, Artur Mas.

"Los partidos independentistas tienen un problema: no encuentran a nadie que quiera ser presidente del Parlament para saltarse las leyes. Tendrán que poner un cartel de 'se busca", ha ironizado Arrimadas. Ciudadanos insiste en José Maria Espejo Saavedra como su candidato a presidir la Cámara, una opción complicada ya que implica que no puedan votar los ocho diputados separatistas que están en Bruselas o en prisión y un voto favorable de Catalunya en Comú.

Eva Granados, diputada electa socialista, ha calificado muy negativamente la labor de Forcadell, a la que ha acusado de actuar "al dictado de la mayoría independentista. Desde ERC, Marta Rovira ha tuiteado: "Ha sido un honor tenerte como presidenta".

En una comparecencia en el Parlament, Forcadell reveló que decidió no postularse para repetir en el cargo antes de las elecciones del 21 de diciembre. “Las personas que lo tenían que saber, ya lo sabían”, dijo de forma enigmática insinuando que su renuncia no está vinculada, por ejemplo, a una posible interpretación del reglamento para investir a Puigdemont a través de la vía telemática. Forcadell, que fue quien tuvo que hacer frente a una fianza más elevada que la del resto de miembros de la Mesa encausados —pagaron 25.000 euros— sabe que el Supremo la mira con lupa.

Con un discurso que ha repetido infinidad de veces en la Cámara y ante los jueces, Forcadell insistió en que su objetivo prioritario en este “corto y excepcional” mandato ha sido el de permitir que los debates que están en la calle se puedan hacer con normalidad en el hemiclo. “Puedo decir orgullosa que no nos hemos doblegado, no hemos cedido y nos hemos mantenido firmes en nuestras obligaciones, que es garantizar el debate libre en el Parlament”, recalcó. ·El día que abramos la puerta a la censura no podremos cerrarla”, dijo obviando que el principal reproche de la oposición es una cosa es debatir y otra saltarse la legalidad.

En un breve balance sobre su gestión, Forcadell subrayó que en esta legislatura se han aprobado 26 leyes —citó, entre ellas, la del cambio climático, la de la pobreza energética— de las que 12 fueron recurridas por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional. Pero omitió las que han resultado claves como las leyes de desconexión que derivaron en la proclamación de la República. Con cautela por su condición de investigada, Forcadell dijo que no está claro que su situación procesal hubiera podido influir en la gestión en la Mesa. “No sabemos que iniciativas puede haber en la próxima legislatura”, se limitó a decir. Tras recalcar que en “ningún caso deja la política” y desvincular su renuncia a la del exconsejero Mundó, de ERC, Forcadell rehuyó barajar los nombres de sus posibles sucesores aunque uno de los que más se mencionan es el de Ernest Maragal, eurodiputado y exconsejero del Tripartito. Sólo, dijo, eso sí, que tiene que estar dispuesto a que en el hemiciclo se pueda hablar “de todo” y a preservar la soberanía del Parlament.

“Sálvese quien pueda”

Los diferentes partidos reaccionar de forma muy diferente tras la marcha de Forcadell. Elisenda Alamany, portavoz de los comunes, se limitó a circunscribir esa decisión a cuestiones personales y a las explicaciones que dio la propia afectada. “Estamos ante el sálvese quien pueda del procés", exclamó, por contra, Inés Arrimadas, que citó los casos recientes de Mundó o del expresident Artur Mas, que ha renunciado a la presidencia del PDeCAT. La líder de Ciudadanos deslizó que los partidos independentistas tienen problemas para buscar sucesores a Forcadell: “No encuentran a nadie que quiera ser presidente para saltarse las leyes. Tendrán que poner un cartel de 'se busca”. Eva Granados, diputada del PSC, valoró muy negativamente la gestión de Forcadell: “Como dicen en mi casa, tanta paz tenga como descanso dejas. No habrá mucha cola para revelarla”.