Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos investigan una agresión sexual junto a unas vías del tren

Se está comprobando si hubo testigos de la acción, ocurrida en Llavaneres (Barcelona)

Estación de tren Sant Andreu de Llavaneres.

Los Mossos d'Esquadra investigan una agresión sexual ocurrida el pasado 28 de diciembre frente a la estación de tren en Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona). La víctima es una mujer sudamericana de unos 40 años que fue abordada a las 7.30 de la mañana mientras caminaba por un pequeño paseo de tierra que discurre entre las vías y la escollera, junto a la playa. La investigación está en una fase muy incipiente. Según ha informado este martes el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la denuncia por agresión sexual entró en la guardia del día 3 de enero. El juzgado de instrucción número dos de Mataró, ha recibido este martes el atestado policial. El TSJC ha aclarado que la causa no está secreta y que está abierta por los delitos de agresión sexual, robo con violencia y lesiones.

Además de intentar localizar al presunto agresor, los investigadores tratan de aclarar si, tal como explicó la víctima en un primer momento, tres personas pasaron por ese lugar pero no le prestaron atención. Esos supuestos testigos –cuya identidad se ignora– no están sin embargo siendo buscados, por ahora, por denegación de auxilio ni por ningún otro delito.

Antonio Torres regenta el bar de cafés y bocadillos que da servicio a la estación. El 28 había abierto, como cada día, a las seis de la mañana. Según su relato, alrededor de las 7.30 horas dos personas se presentaron en el bar. Acababan de auxiliar a una mujer que pedía ayuda a gritos y que iba desnuda de cintura para abajo. La pareja acababa de estacionar en un aparcamiento cercano a la estación y, al escuchar los gritos de la mujer desde la escollera, acudió en su auxilio. La mujer fue atendida mientras cruzaba el paso subterráneo que separa la playa de la estación. En el bar, Torres llamó a la policía local de Sant Andreu de Llavaneres.

Torres es un testigo de referencia porque no vio directamente a la mujer, sino que refiere lo que le explicó su hijo. Según ese relato, la mujer dijo que había sido víctima de una violación y contó que tres personas habían pasado junto a ella pero no la habían atendido. "Por esa zona, a primera hora solo pasa gente corriendo, que va con sus auriculares", explica Torres. El responsable del bar también detalla –siempre según lo contado por su hijo– que la mujer tenía heridas en el rostro por los golpes que, presuntamente, le asestó su agresor. Fuentes de la investigación señalan que esos golpes pudo habérselos causado el agresor al arrojarla contra la piedra del rompeolas y dejarla allí.

Según La Vanguardia, que ha avanzado los detalles de la agresión, los Mossos están tratando de localizar a los tres supuestos testigos. Fuentes implicadas en la investigación, sin embargo, precisan que por ahora no está clara su existencia ni mucho menos una hipotética responsabilidad por no auxiliar a la mujer en caso de haber presenciado la agresión o las posteriores llamadas de auxilio de la mujer. También según La Vanguardia, la mujer se dirigía caminando desde una zona agrícola de Mataró (donde vive) hasta una casa de Sant Andreu de Llavaneres, en la que trabaja como cuidadora y como empleada doméstica.

Más información