Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas soportan hasta 18 horas atrapadas en la AP-6

Los afectados, rescatados por efectivos del Ejército, han criticado la falta de información y de medios

Coches cruzados en la carretera, inmovilizados, caídos en la mediana, o en el arcén en la AP-6, una autopista de peaje convertida el fin de semana en una ratonera a temperaturas bajo cero para más de 3.000 vehículos. Con casi 80 kilómetros de corte, ha sido la vía más afectada por el temporal, en la que familias enteras quedaron hasta 18 horas atrapadas. Los afectados, rescatados por efectivos del Ejército, han criticado la falta de información.

Vehículos parados por la nieve a la altura del kilómetro 60 de la A-6, este sábado.

“Ni para adelante ni para atrás. Era una ratonera”. La vuelta a casa tras los Reyes se convirtió para Isabel Peñalver, como para miles de conductores y pasajeros atrapados en la autopista AP-6, en una pesadilla.

Más de 3.000 vehículos soportaron hasta 18 horas atrapados en distintos puntos de la autopista que transcurre entre Ávila, Segovia y Madrid y que gestiona la concesionaria Iberpistas. La vía estuvo cerrada totalmente, tras unos cortes previos para despejar la vía, entre las 21.07 del sábado y las 14.50 del domingo, según la empresa. El director de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano, ha anunciado en la noche del domingo un nuevo corte en esa vía y en las colindantes AP-61 (Segovia-San Rafael) y AP-51 (conexión Ávila) por el incremento de la intensidad de la nevada que ha durado algo más de hora y media hasta un nuevo restablecimiento del tráfico.

Alsasua da cobijo y comida a más de 1.000 personas

efe

El temporal de nieve que provocó el caos en la AP-6 también hizo estragos en otros puntos de la Península, con 29 provincias en aviso por nevadas intensas, que se preveían de mayor riesgo en La Rioja y Navarra, donde se activó el máximo nivel (rojo) por riesgo extremo.

Cerca de mil personas pasaron la noche del domingo en el municipio navarro de Alsasua (7.471 habitantes) tras ser evacuados por la Guardia Civil de la autovía del norte. En este caso, los viajeros no permanecieron horas atrapados en sus vehículos sino repartidos en distintas instalaciones públicas de Alsasua debido al corte de la A-1 en Gipuzkoa, según informó la Guardia Civil.

Como los evacuados superaban el límite de capacidad del albergue —donde durmieron 200 personas— y el polideportivo —con otras 300—, el Ayuntamiento de Alsasua habilitó el frontón de la localidad para albergar a otras 70 personas, según informó el Gobierno de Navarra, que han sido atendidas por voluntarios de la Cruz Roja y la asociación DYA de Navarra.

A los atendidos en instalaciones municipales hay que sumar los que lo hicieron en domicilios particulares que numerosos vecinos pusieron a disposición de los responsables del operativo, que en algunos casos alojaron a grupos de hasta ocho personas. Las sociedades gastronómicas colaboraron elaborando caldos, tortillas y otros alimentos. El supermercado Eroski abrió uno de sus establecimientos para suministrar productos de primera necesidad, incluidos pañales.

Ayer por la mañana, patrullas de la Guardia Civil de la unidad de seguridad ciudadana y del subsector Tráfico de Navarra gestionaron la salida de Alsasua de 18 autobuses y varios turismos que continuaron su viaje tras pasar la noche en la localidad.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para hoy que las nevadas sean menos intensas, aunque bajarán las temperaturas en buena parte del interior de la península.

En la noche del sábado, Peñalver se quejaba justo de la falta de información, de que ningún cartel avisaba antes de entrar en el túnel de Navacerrada de la trampa a la que se dirigía con su hijo de 39 años. Y al salir, camino de Ávila, se encontraron una nevada inmensa y un colapso que les obligó a permanecer en el coche —con temperaturas bajo cero y encendiendo y apagando el motor para no quedarse sin gasolina e intentar al tiempo mantener el calor— más de 11 horas, es decir, 10 veces más de lo que tardan habitualmente en volver a casa. Y, añade, cruzándose con familias sin ver ni una máquina quitanieves.Desde la ventanilla, Hernán Rodríguez divisaba pasada la una de la tarde “un auténtico caos”. “Hay coches tirados en el arcén y en medio de la carretera, hemos hecho 30 kilómetros en dos horas”, explicaba también al teléfono. “Hemos visto coches cruzados en la carretera sin poder moverse, caídos en la mediana o mirando en sentido contrario en el arcén. Los que podíamos movernos teníamos que ir en zigzag esquivando los coches parados”, informa Miguel Ángel Medina.

Carlos Treviño, atrapado en un punto entre los kilómetros 80 y 85 de la misma autopista, criticaba indignado la falta de noticias: “Estamos miles de personas sin recibir información. Nada, absolutamente nada”, protestaba, tras quejarse también de que no había quitanieves. La empresa concesionaria de la autopista, Iberpistas, aseguró en una nota que movilizó 31 máquinas quitanieves, y Fomento señaló que añadió 10 más. Respecto a los datos, fue el director de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano, quien apuntó hacia los conductores para justificar el colapso, incidiendo en que la información estaba en los paneles de carreteras desde el viernes y que algunos viajeros no tomaron las precauciones apropiadas.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) movilizó a más de 240 efectivos, que trabajaron toda la noche del sábado al domingo “a destajo” para liberar a los vehículos y rescatar a sus ocupantes. A las 14.30 horas del domingo, la Dirección General de Tráfico (DGT) anunció la apertura de la vía en ambos sentidos.

Los militares repartieron mantas, agua y bebida caliente entre los ocupantes de los turismos atrapados. Enfermos crónicos y bebés fueron trasladados en un todoterreno medicalizado a Segovia, adonde se desplazaron médicos del servicio de urgencia de Madrid (Summa) y de la Cruz Roja. Y evacuaron a numerosas personas a los albergues y colegios habilitados en las localidades segovianas de San Rafael y Villacastín. En este último pueblo, el bar restaurante Las Chimeneas, atendió a viajeros durante toda la noche, calentando biberones, poniendo vasos de leche caliente y café. Trabajaron entre cortes de agua y también luz que impedían a la estación de servicio que tienen a 100 metros llenar los depósitos de gasolina.

Coches nevados en el peaje de la A-6. ampliar foto
Coches nevados en el peaje de la A-6.

“Abrimos la parte del restaurante porque teníamos el bar colapsado. Colocamos a la gente donde se podía, en sillas, en mesas. Hubo más de 200 que durmieron dentro, más la gente que había en los coches del aparcamiento”, explicaba al teléfono César Garzón, encargado del local. Hacía 20 años que no veía nada parecido. Entonces también le pilló en la barra del bar un accidente que dejó un camión atravesado en mitad de la autovía. Era Nochevieja. “Hubo gente que se comió las uvas en el túnel”.

Ávila habilita un polideportivo para acoger a los atrapados

Efe

El Ayuntamiento de Ávila ha habilitado el Polideportivo Municipal de San Antonio para acoger a las personas que se han visto atrapadas por el temporal en diferentes carreteras próximas a la capital abulense. Según ha informado el consistorio, esta decisión ha sido adoptada tras la petición efectuada en este sentido por la Guardia Civil, contando también con la participación de los voluntarios de Protección Civil.

Dadas las adversas condiciones meteorológicas y que sigue nevando con intensidad sobre la ciudad, el Ayuntamiento mantiene activado el Nivel 1 del Plan Municipal de Nevadas, que tiene movilizadas a unas sesenta personas y varios medios materiales: siete vehículos quitanieves, dos pick-up y dos vehículos de Protección Civil.

La complicada situación, provocada por los más de 30 litros por metro cuadrado que han caído en la capital en forma de nieve, ha hecho que también haya sido necesario movilizar a los efectivos del Parque de Bomberos de la ciudad castellanoleonesa.

Más información