Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Arza: “El PP no escuchó lo suficiente a los populares catalanes”

El consultor de empresas, ahora militante raso de los populares, critica la estrategia del partido ante el desafío catalán

Juan Arza, el exsecretario de Estudios del PP catalán. En vídeo, declaraciones de Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, y Juan Arza. EFE

“El viernes pasado dimití como secretario de Estudios del PP de Cataluña. La sociedad nos exige una renovación urgente”. Con este tuit, Juan Arza anunciaba el martes la única dimisión hasta el momento dentro de los populares tras la debacle electoral del 21-D. El partido se dejó el 47% de su voto con respecto a las autonómicas de 2015. Ahora, como militante raso, Arza aboga por extender la autocrítica de la formación sobre el abordaje del conflicto catalán. “El Estado se ha mostrado muy torpe en la batalla de lo simbólico y la comunicación política con el independentismo”, dice vía telefónica desde Portugal.

Pregunta. El PP no se caracteriza por la autocrítica. ¿Qué le lleva a usted a dar el paso?

Respuesta. No podemos caer en la obediencia ciega. Cuando se están haciendo cosas mal hay que criticarlas en beneficio de todos. El 21-D revela que hay cosas que no se han hecho bien.

P. ¿Hay otras voces críticas?

R. Hay muchísimas personas que comparten mis opiniones, pero cada una tiene sus circunstancias y es lógico que cada uno escoja cuándo pronunciarse.

P. En el último congreso esas voces no se escucharon. Xavier García Albiol no tuvo rival…

R. En esos espacios desperdiciamos la posibilidad de manifestar nuestro desacuerdo. Debimos haber tenido más coraje para hacerlo. Ahora la realidad nos obliga a hacerlo precipitadamente.

P. ¿García Albiol dimitirá?

R. Entiendo que quiera seguir al frente del partido un tiempo prudencial para asegurarse que no se desata ninguna crisis ni se ven afectados los intereses tanto a nivel regional como nacional.

P. ¿El resto de España yerra en su lectura sobre Cataluña?

R. La clase política española y los medios no han sabido hacer una lectura adecuada. Muchos creyeron que era un reto pasajero que se resolvería con cesiones, como en los últimos 30 años. Otros creen que se puede solucionar con una reforma legislativa. Algunos piensan que es una cuestión meramente de dinero. Es todo eso y mucho más. Se obvian cuestiones que tienen que ver con la educación, el entorno de comunicación y la estructura del sistema político.

P. Cuesta creer que, con todos los medios a su alcance, un Gobierno tarde tanto en frenar un referéndum ilegal...

R. Aquello a lo que nos estamos enfrentando no es política convencional. Tenemos un Estado del siglo XX, con los tiempos y procesos del siglo XX, que se enfrenta a un populismo nacionalista del siglo XXI que utiliza las redes sociales y la comunicación de una manera novedosa. El argumento de la legalidad está bien, pero no es suficiente. Desde el punto de vista político, fallamos no ofreciendo respuesta a algunas demandas que se han hecho desde Cataluña, por ejemplo una mejor financiación, un reconocimiento simbólico, más dinero en infraestructuras…

P. ¿Y el PP catalán no ha logrado permear esta posición?

R. No se ha escuchado ni respetado suficientemente a la gente del partido que está sobre el terreno. El PP catalán ha sido muchas veces puenteado por el partido desde Madrid y desde el Gobierno. Se ha establecido una comunicación directa con sectores de la sociedad catalana que entendía que eran sus interlocutores, como los empresarios. El control económico sobre la Generalitat debió comenzar tras el 9-N. Y el artículo 155 le ha devuelto tranquilidad a la sociedad catalana.

P. ¿Fue un error apoyar la primera legislatura de Artur Mas?

R. A la luz de lo que ha pasado fue un error. En el futuro esa tendencia natural del PP a apoyarse en el nacionalismo debe revisarse. Ya está claro adónde nos lleva.

P. ¿El sorpasso de Ciudadanos se explica sólo por el voto útil?

R. No podemos despreciar esa victoria. Ciudadanos está haciendo las cosas bien y eso puede tener consecuencias a nivel nacional. Pero tiene un problema por su indefinición ideológica, tenemos que luchar para lograr que no se lleve el voto del centro.

P. ¿El PP actúa en Cataluña pensando en los réditos electorales en otros sitios?

R. Eso es falso. Pelearse por Cataluña es pelearse por España, no veo la diferencia.

Más información