Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP ayuda a parte de Ahora Madrid a aprobar el plan de ajuste municipal

El PSOE y Ciudadanos rechazan el documento por los recortes sociales

Los concejales Mauricio Valiente, Rita Maestre y Carlos Sánchez Mato en el pleno de Madrid el 18 de diciembre de 2017.
Los concejales Mauricio Valiente, Rita Maestre y Carlos Sánchez Mato en el pleno de Madrid el 18 de diciembre de 2017.

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó este lunes un plan de ajuste de las cuentas municipales que ha desatado una crisis interna en el ejecutivo. El plan contempla recortes de más de 560 millones en 2017, y de otros 240 en 2018. Un grupo de ediles díscolos, liderado por Carlos Sánchez Mato y Mauricio Valiente, se ausentó durante la votación, pero el documento salió adelante gracias a los votos de los 21 concejales del PP. El PSOE y Ciudadanos votaron en contra.

Los votos de los populares fueron necesarios para que Ahora Madrid pudiera aprobar su plan económico y financiero y revertir así la intervención del Ministerio de Hacienda sobre las cuentas del Ayuntamiento. El Consistorio sobrepasó el techo de gasto en más de 240 millones en los dos últimos años, y fue obligado por el departamento que dirige Cristóbal Montoro a corregir su planteamiento para este año.

El PP mantuvo este lunes su aprobación del plan económico para permitir al Ayuntamiento recuperar la senda legal del gasto. Pero criticó duramente a la alcaldesa, Manuela Carmena, a quien responsabilizó del "absoluto caos" que, en opinión del PP, se está viviendo en el gobierno municipal tras la destitución del edil de Economía, Carlos Sánchez Mato (IU). El portavoz adjunto del PP, Íñigo Henríquez de Luna, aseguró que la responsable de la situación es Carmena, por no "tomar decisiones a tiempo", y acusó al PSOE de no haber frenado la deriva. Asimismo, el portavoz del PP, José Luis Martínez-Almeida, afirmó que "si Carmena no puede gobernar a los suyos, cómo va a gobernar a los madrileños".

La portavoz de los socialistas, Purificación Causapié, defendió que el PSOE tiene como "línea roja" el impulso social, y advirtió de que su posición de futuro con Ahora Madrid depende de "la deriva que lleven". La socialista sostuvo que hay "preocupación" en su formación ante la "crisis" abierta en Ahora Madrid tras el cese del delegado de Economía, a la vez que lamentó que el plan de ajuste fue "impuesto por el Gobierno central del PP". También Erika Rodríguez (PSOE) criticó la "mala gestión" del Gobierno de Carmena y habló de "ataque" del PP.

Más duros fueron los ediles de Ciudadanos. El concejal Miguel Ángel Redondo recordó la compra de un edificio a finales de 2016 por el gobierno de Carmena por 104 millones. Esa venta, recordó Redondo, incrementó el exceso de gasto del Ayuntamiento (en un total de 234 millones). La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, aseguró que el gobierno de Carmena es una "masa volátil e impredecible", y acusó a Sánchez Mato de buscar protagonismo individual tras su pulso con Hacienda.

Las críticas a Sánchez Mato se produjeron también desde los propios partidos que dieron vida a Ahora Madrid. Fuentes de la dirección de Podemos señalaron a este periódico que hubiera sido "más ético, estético y responsable haber dimitido". Según Podemos, la responsabilidad sobre las dificultades financieras recae sobre Sánchez Mato. En la dirección de Podemos hablan sin tapujos de "irresponsabilidad" de IU en el desenlace de la crisis.

Por su parte, fuentes de IU, que en los últimos días pidieron más pluralismo y proporcionalidad en Ahora Madrid, aseguraron que seguirán al lado de Carmena: "Continuaremos trabajando en el gobierno y en el proyecto colectivo de Ahora Madrid", destacaron miembros de la dirección del partido.