Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los taxistas de Sevilla investigados por organización criminal rechazan declarar ante la juez

La cúpula de Solidaridad Hispalense del Taxi, citada también por coacciones y daños, se desvincula de la quema de nueve coches de Cabify en Castilblanco de los Arroyos

El presidente de la Asociación Hispalense Solidaridad del Taxi (en el centro), este lunes en el juzgado de Sevilla.
El presidente de la Asociación Hispalense Solidaridad del Taxi (en el centro), este lunes en el juzgado de Sevilla.

Ocho taxistas de la Asociación Hispalense Solidaridad del Taxi investigados por organización criminal, daños y coacciones se han acogido a su derecho a no declarar ante la juez de Instrucción 8 de Sevilla en una vista celebrada este lunes. La magistrada incluye en la causa supuestas irregularidades en la gestión del espacio utilizado por la entidad que controla el servicio en el aeropuerto, en arrendamientos y financiación ilegal. Delitos a los que ha sumado presuntos ataques a otros taxistas y a conductores de vehículos de alquiler con conductor (VTC). El presidente de la entidad de taxistas, Enrique Filgueras, ha asegurado que la juez no ha realizado ninguna pregunta relacionada con la quema de nueve coches de Cabify el pasado mayo en Castilblanco de los Arroyos, una investigación llevada por la misma magistrada y adherida a la misma causa.

Para esta citación, convocada por la aparición de nueva documentación hallada por la policía, estaban llamados como testigos los exconcejales municipales Blas Ballesteros y Francisco Fernández, que no han acudido a la vista por fallos formales en las notificaciones de avisos, apuntan fuentes cercanas al caso. Sí han declarado como testigos el ex gerente de la sociedad municipal de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) y el director del Aeropuerto San Pablo, que han informado ante la juez "no tener conocimiento de altercados en los que estuvieran implicados los taxistas investigados", informa Europa Press.

"Jamás se nos ha imputado por nada que tenga que ver con algo relacionado fuera del término de la ciudad de Sevilla", ha remachado Filgueras en la puerta del juzgado de la ciudad con el afán de desvincularse de la quema de los nueve coches de Cabify en mayo en un caso denunciado por la Unión Nacional de Autoturismos VTC, Unauto. 

El diciembre pasado, la Brigada de Información identificó a 27 taxistas acusados por la Policía de integrar “una organización criminal” que se concertaba para causar “daños, coacciones y amenazas” a los conductores de Cabify, según precisaron fuentes de la policía, que detuvo a dos de los identificados puestos luego en libertad. Posteriormente, en junio de este año, la Policía y la Guardia Civil registró la sede de la asociación investigada, requisó discos duros y material informático para sumar a la investigación ya abierta y detuvo a otro miembro de la entidad, puesto varias horas depués en libertad.

Más información