Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘barco de Piolín’ abandona Barcelona vacío de policías

"Ha pasado a la historia", dice Zoido, que confirma que se mantiene el despliegue en Cataluña

El barco de Piolín abandona Barcelona vacío de policías. Foto: Albert Garcia

El barco de Piolín ya ha zarpado. El buque Moby Dada, el más célebre de los tres cruceros que ha servido para alojar a parte del contingente de policías y guardias civiles desplazados a Cataluña, ha abandonado esta mañana Barcelona, vacío de los agentes que lo habían habitado el último mes y medio. "[Piolín] Ha pasado a la historia", ha dicho el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

El buque ha partido el día previsto, una vez que Interior ha decidido rebajar la intensidad del despliegue que hizo en Cataluña con motivo del referéndum ilegal del 1 de octubre. Además, los agentes que han estado viviendo hasta ahora en el Piolín  -bautizado así por los dibujos del personaje infantil que decoraban sus cascos- se habían quejado de los camarotes, de la atención de la tripulación y de la calidad de la comida.

Zoido ha subrayado que  Piolín "ha pasado a la historia" y que ya  "no tiene nada que ver ni con el Ministerio de Interior ni con el alojamiento de esos agentes". Los efectivos que alojó el transbordador serán reubicados en hoteles, después de evaluar los relevos y descansos que se vienen produciendo, así como la "redistribución" de efectivos. No obstante, Zoido ha destacado que no hay "ningún repliegue" y que el dispositivo se mantendrá el tiempo que sea necesario. El ministro ha celebrado las "muchísimas ofertas" llegadas a su departamento desde hoteles de Cataluña para acoger a los expasajeros de Piolín.

Mientras, el crucero policial Azzurra, donde se alojan otros de los policías y guardias civiles desplazados a Cataluña, zarpará antes del sábado de Tarragona, después de haber permanecido casi dos meses en puerto, según fuentes portuarias. El crucero tiene 800 plazas, pero no ha trascendido si está totalmente ocupado o no por policías nacionales y guardias civiles desplazados a Cataluña antes del referéndum del 1 de octubre. El Azzurra está atracado en el muelle de Andalucía, en la terminal de contenedores, y su amarre no ha estado exento de polémica.

La relativa calma que se vive en las calles y el hecho de que sean los Mossos d’Esquadra los que asuman las labores de seguridad ciudadana y orden público ha convencido a los responsables de la Operación Copérnico de que no es necesario mantener el actual despliegue. En el mismo han llegado a estar desplazados en Cataluña más de 5.500 agentes de otros lugares de España en apoyo a la plantilla de 6.000 guardias civiles y policías que forman la plantilla de ambos cuerpos en Cataluña. Otro factor importante de la decisión es el coste económico del dispositivo.

Más información