Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martha Rosler expone fotografías inéditas del México de los ochenta

La artista no ‘volvía’ a Barcelona desde 1999

Una imagen tomada en México DF por la fotógrafa.
Una imagen tomada en México DF por la fotógrafa.

Se titula 1981, el año en el que el futuro comenzó, (un título especialmente adecuado al momento) la muestra de Martha Rosler (Nueva York, 1943) en Àngels Barcelona. La artista estadounidense vuelve a Barcelona, donde tuvo una retrospectiva en 1999 en el Macba, de la mano de Jorge Ribalta para enseñar tres series de fotografías, captadas en México y Cuba. “En 1981 fui a Cuba en un viaje organizado por Ana Mendieta con Allan Sekula, que por aquel entonces era mi compañero. A la vuelta, antes de regresar a casa, fui a México para participar en el debate sobre la fotografía como instrumento de lucha, en el marco del segundo Coloquio Latinoamericano de fotografía”, recuerda Rosler, que rehusó revelar los carretes del viaje hasta 20 años más tarde y se vio obligada a hacerlo por miedo a que se malograran. “Por aquel entonces luchábamos en contra de la intervención estadounidense en América Latina por tanto cuanto mi galerista me pidió las fotos no me pareció el contexto adecuado”, afirma la artista que muestra ahora por primera vez la serie de México. En cambio, las fotos de Cuba no son del todo inéditas, aunque se han mostrado solo dos veces en 2012 en Milán y Nueva York. Según explica Gabriela Moragas, co-directora de Àngels Barcelona, “estas imágenes marcan un momento clave en la politización neo vanguardista de la obra de Rosler”. Además, los escritos de la artista de ese momento contribuyeron a un cambio de paradigma en la fotografía documental. Pertenecen a 1981 tanto su influyente ensayo Dentro, alrededor y otras reflexiones sobre la fotografía documental, como la reseña del libro fotográfico Nicaragua de Susan Meiselas, protagonista de una exposición en la Fundación Tàpies hasta el 14 de enero.

“1981 marcó el fin de la apertura y las potencialidades de los años setenta y el comienzo de la era Thatcher-Reagan que determinaría todo el panorama político cultural de las décadas siguientes”, explica Rosler, que presentó una serie de vídeos de este periodo en el último festival Loop. “Conocemos el mundo cada vez más a través de las imágenes, así que con el adviento de la era Trump pensé que era importante rodearnos de fotos que contribuyeran a alimentar una sensibilidad democrática y anti imperialista”, continúa la artista, estableciendo una analogía entre 1981 con la presidencia Reagan y el comienzo del neoliberalismo desenfrenado y 2017 con Trump y las nuevas políticas proteccionistas. Rosler ha declinado pronunciarse sobre el procès por no conocerlo en detalles y, si bien como persona de izquierda se ha declarado contraria al nacionalismo, ha admitido que la situación catalana es muy peculiar y la voluntad del pueblo evidente. “Ante todo la gente debe poder expresar su voluntad en libertad. La violencia para impedir a los ciudadanos expresar su voto es inadmisible”, concluye.