Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romeo y Julieta bailan su trágico amor en el Liceo

Joëlle Bouvier firma la sobria coreografía del Ballet del Grand Théâtre de Genève con la que arranca la temporada de danza

La bailarina protagonista de la coreografía que abre la temporada de danza en el Liceo.
La bailarina protagonista de la coreografía que abre la temporada de danza en el Liceo.

Llega al Liceo la primera compañía de danza de la temporada, el Ballet del Grand Théâtre de Genève, que actúa desde hoy hasta el próximo martes día 7 de noviembre. La compañía presenta Romeo y Julieta de la coreógrafa suiza Joëlle Bouvier (Neuchâtel, Suiza, 1959), una interesante creadora respetada como una de las precursoras de la Nouvelle Danse francesa de los años de 1980. Esta obra se estrenó con gran éxito en 2009.

Según manifestó la propia Bouvier se atrevió con William Shakespeare y con la música de Serge Prokofiev, porque se lo pidió y animó el director de la compañía suiza desde 2003, Philippe Cohen. En esta coreógrafa se ha planteado el drama del escritor inglés como la historia de una pasión ahogada por el odio entre dos familias rivales, los Montescos y los Capuletos. Pasión y odio son dos sentimientos eternos que siempre están presenten en la vida del hombre, por ello Bouvier ha creado una pieza intemporal, que no sitúa en ningún lugar concreto a sus protagonistas, idea que enfatiza la desnuda escenografía y el impersonal vestuario de la obra.

Diversidad en estilo y calidad

La temporada 2017/2018 del Liceo a lo que a danza se refiere se caracteriza por la diversidad de estilos y la calidad de las compañías. Tras la actuación del ballet de Génova, del 20 al 23 de diciembre llegará la excelente formación rusa Eifman Ballet dirigida por Boris Eifman con Anna Karenina, una de las más aplaudidas coreografías de este director. El drama de Tolstoi alcanza a través del pasional y dinámico baile de corte contemporáneo una intensidad extrema muy atractiva para el espectador.

Del 16 al 19 de mayo próximos llega un viejo amigo de los barceloneses: los Ballets de Montecarlo con una sugestiva propuesta de 2005 de su director, Jean Cristophe Maillot, titulada Le songe, ballet que está inspirado en El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare. Se trata de una pieza sensible, bromista, ingeniosa y brillante que entrelaza clasicismo y vanguardia.

La coreógrafa ha recortado la obra a una hora y veinte minutos aproximadamente y ha obviado a personajes secundarios centrándose en la recreación de cuatro de los protagonistas de la obra: Julieta, Romeo, Teobaldo y Mercucio, otorgando una gran fuerza al trabajo coral. La furia y lirismo que emana de la partitura que Prokofiev compuso en el verano de 1938, y que en esta ocasión en el Liceo, está interpretada en directo por la Orquesta Sinfónica del Gran Teatro del Liceo, dirigida por Manuel Coves, le inspiró a crear para los veinte bailarines del Ballet del Grand Théâtre de Genève una baile dinámico con un gesto contundente y dramático en el que las fluidas frases coreográficas trenzan la danza clásica y la contemporánea con maestría y ritmo.

Numerosos bailarines

La fama de está coreógrafa comienza cuando funda en 1980 en París, L’Esquisse, junto al también coreógrafo de origen argelino, Régis Obadia. Con él realiza más de quince obras que los convierten en uno de los grupos punteros de la danza contemporánea francesa. Hay que recordar títulos como Terre Battue, La boda o Indaten, entre otros. Tras quince años de unión ambos artistas se separaron y Bouvier comenzó su carrera en solitario al frente de su grupo y más tarde como free lance. A la coreógrafa suiza le gusta crear para compañías con numerosos bailarines, así ha realizado piezas para el Ballet de Lorraine, el National Korea Contemporany Dance Company o el Ballet del Grand Théâtre de Genève para el que creó en 2015 un Tristán e Isolda.