Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena destina ocho millones en dos años a contratos de “dinamización”

La oposición pide más transparencia en los convenios de Ahora Madrid de impulso a la participación y educación

Manuela Carmena, la semana pasada, durante la Comisión de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid.
Manuela Carmena, la semana pasada, durante la Comisión de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid, liderado por Manuela Carmena, está apostando por programas de apoyo a la “participación ciudadana” y “dinamización” de espacios socioculturales con partidas millonarias, pero que rechaza detallar a qué se destinan exactamente y cómo se evalúan. Se trata de decenas de contratos firmados por un total de 8,3 millones de euros desde mayo de 2015. Un tercio de los convenios (3,7 millones)sirve para “dinamizar” procesos participativos, entre otros, algunos destinados a adolescentes y a niños, y enmarcados en políticas de género y medio ambiente. Solo en los últimos dos meses, el gasto ha sido de 2,7 millones. La oposición exige más transparencia “para evitar sospechas”.

La “dinamización” es un concepto en auge para el gobierno de Ahora Madrid, coalición que orbita en torno a Podemos y que aupó a Manuela Carmena a la alcaldía en 2015. Así lo reconocen todos los miembros de la oposición y también fuentes municipales, que admiten además que las partidas han crecido de forma exponencial recientemente. Solo en los últimos dos meses, el Ayuntamiento ha redactado pliegos por un valor de 2,7 millones de euros para dinamizar procesos participativos y programas socioculturales, los cuales se niega a explicar. Se puede deducir que la dinamización corresponde a la puesta en marcha de herramientas que faciliten la participación de la población. La anterior alcaldesa, Ana Botella, no adjudicó contratos de este tipo.

El grueso de los contratos de dinamización de Madrid han sido firmados por los distritos, de cuya coordinación se encarga Nacho Murgui, expresidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid. Se trata de programas muy genéricos, que buscan, por ejemplo, “dinamizar la participación de la infancia con enfoque de género y sostenibilidad ambiental” (por 139.000 euros del erario público). O de "dinamización de la participación de la infancia y la adolescencia con perspectiva social y de género en el Distrito de Latina” (79.000 euros); “dinamización y apoyo en materia de participación ciudadana” de Fuencarral, Arganzuela, Usera, Villaverde (por un total de 700.000 euros); “dinamización de espacios socio culturales” o de los centros de mayores, con partidas de centenares de miles de euros, entre otros.

¿Qué significa exactamente dinamizar un proceso participativo y cómo se evalúa? ¿Qué tipo de preparación deben tener las empresas adjudicatarias? ¿Es adecuado un gasto millonario para dichas tareas o podrían encargarse los funcionarios públicos? Ningún portavoz del Consistorio quiso responder a estas preguntas, alegando que eran días de fin de semana.

Tampoco quisieron detallar qué diferencia hay entre la dinamización de espacios socioculturales o de programas infantiles —por ejemplo, los convenios de 1,5 millones en “dinamización de la participación infantil y adolescente”, u otro de 424.000 euros para foros locales— y qué fin político tienen dichas actuaciones y si era necesario externalizarlas.

Estas preguntas sin respuesta alimentan las críticas y las sospechas de los partidos de la oposición, que cada vez hablan más de posibles acuerdos para favorecer a colectivos afines. PSOE, PP y Ciudadanos aseguran que llevarán a la comisión de la contratación estos contratos. En este órgano, también se analizarán las decenas de convenios menores (por un máximo de 21.000 euros, IVA incluida) estipulados sin concurso público. Algunos contratos menores han sido cuestionados (para el corte de la calle de Galileo y anteproyecto de viviendas sociales en Valdebebas) por estar adjudicados a empresas vinculadas a asesores municipales.

El PSOE, socio de investidura de Carmena, dice estar a favor de la participación ciudadana, pero cree que el gobierno no está informando sobre estos acuerdos, y apunta hacia una posible afinidad política entre Ahora Madrid y los adjudicatarios de los contratos. “Vienen aumentando muchísimo la contratación de lo que llaman dinamización y creemos que deberían informar mucho más. No podemos jugar con las reglas del PP. Entiendo que la gente que ellos contratan son afines a ellos, porque hacen este tipos de trabajo. No tengo elementos para sospechar, pero sí creo que no están jugando con toda la transparencia y la agilidad, también por falta de coordinación entre áreas”, afirma la concejal socialista Erika Rodríguez.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, y primera fuerza de la oposición, sostiene que “bajo un concepto tan difuso como el de la dinamización se esconde otra de las patas de la cada vez mayor red clientelar que el gobierno de Carmena está tejiendo en la capital”. Según Martínez-Almeida, “esta red es visible tanto en los pequeños contratos de los distritos como en la concentración efectuada por las áreas de gobierno”. Y concluye: “Nos parece lamentable que Manuela Carmena beneficie a su entorno con el dinero de todos los madrileños”.

Por su parte, Ciudadanos, cuarta formación municipal liderada por Begoña Villacís, mira con recelo a los contratos de dinamización en los colegios. “Nos da miedo lo que puedan enseñar a los niños”, afirma la edil Silvia Saavedra, quien remarca que cuando esos contratos de dinamización se adjudican a través de contratos “en muchas ocasiones se adjudican a una entidad o cooperativa relacionada con Podemos o Ahora Madrid”. “En los contratos de dinamización nos vamos a encontrar con muchas empresas y entidades moradas”, concluye la edil.

Solo en 2017, el Consistorio adjudicó 10 contratos menores para proyectos de dinamización, como un programa de impulso de las “mesas de la auditoría ciudadana” o de un “programa sociocultural entre barrios”, respectivamente por 20.600 y 15.300 euros.

La oposición ve indicios de "amiguismo"

La oposición a Ahora Madrid (PSOE, PP y Ciudadanos) está dirigiendo en las últimas semanas su mirada a muchos de los contratos firmados por el equipo de Manuela Carmena. Después de que se descubriera, tras sendas investigaciones de este diario, que el Consistorio había entregado contratos sin concurso público a sociedades vinculadas a asesores del gobierno o personas que redactaron el programa electoral de Ahora Madrid, en los últimos días el hallazgo de convenios cedidos a personas vinculadas a Podemos han reavivado la polémica.

El PSOE, socio de investidura en el Ayuntamiento, admitió el pasado viernes estar “preocupado” por algunas licitaciones. “Hay empresas que aparecen cuando gobierna PP, y hay empresas que aparecen cuando gobierna Ahora Madrid, eso nos da pistas de que hay algo que no está funcionando demasiado bien. Eso sí nos preocupa”, dijo la portavoz socialista, Purificación Causapié.

El PP, por su parte, habla de indicios de “amiguismo”. Los populares subrayan los acuerdos con Kinema, firma fundada por Rafael Mayoral (Podemos), o la Cooperativa Dinamia, fundada por una de las fundadoras de Ahora Madrid. También denuncian los contratos entregados a dedo para la “auditoría ciudadana” sobre la deuda y anteriores gobiernos (cuyo coste global alcanza de momento los 500.000 euros), que según el portavoz Martínez-Almeida sirve de tapadera y como instrumento de propaganda. El grueso de los informes encargados por este organismo estará listo para la campaña electoral de 2019.

Ciudadanos también sospecha de la existencia de una supuesta “red clientelar” de empresas y asesores de Ahora Madrid. La formación liderada por Begoña Villacís critica duramente la política de subvenciones nominativas. El gobierno municipal ha rechazado contestar a las preguntas de este periódico.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información