Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de TV3 y Catalunya Ràdio se rebelan contra la intervención

La plantilla de la emisora pública amenaza con "no reconocer la autoridad" de un nuevo director

 En la imagen el recinto de TV3 de Sant Joan Despí.
En la imagen el recinto de TV3 de Sant Joan Despí.

La decisión del Gobierno central de incluir a los medios públicos de la Generalitat entre las áreas a intervenir en aplicación del artículo 155 se ha topado con la oposición frontal de los trabajadores de TV3 y Catalunya Ràdio. El Consejo Profesional de la televisión ha calificado de "ataque directo, indigno e impúdico a la libertad de expresión y de información" la medida. Mientras, los trabajadores de la cadena radiofónica amenazan con "no reconocer la autoridad" de un nuevo director que pueda ser nombrado.

La aplicación del artículo 155 supondría que el Gobierno, o el órgano que designe para ello, podrá cesar o nombrar a los responsables de TV3 y Catalunya Ràdio para garantizar una información "veraz" y "respetuosa" con el pluralismo político, según el documento aprobado por el Consejo de Ministros.

Ante esta decisión, el Consejo Profesional de TV3 ha hecho público un comunicado en el que rechaza "categóricamente" esta intervención y ve en ella también un ataque "a la profesionalidad" de los trabajadores de la televisión catalana.

Este organismo ha defendido que TV3 y Catalunya Ràdio "pertenecen a todos los catalanes" y ha contribuido a "hacer revivir, vivir y crecer la lengua y la cultura catalanas", siendo "elementos de integración", además de ser "los medios más bien valorados por los ciudadanos de Cataluña". "No permitiremos que nos la quiten", ha asegurado.

En Catalunya Ràdio, el consejo profesional y el comité de empresa han suscrito un comunicado conjunto: "Rechazamos la posibilidad que se asigne la dirección de este medio a una persona ajena que no haya pasado el trámite de ser propuesto por el Consell de Govern de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals y avalado por el Parlament", defiende el texto.

La Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), por su parte, también ha emitido un comunicado en el que asegura que "seguirá firme" en su misión de ofrecer a todos los catalanes un servicio público plural, de calidad y comprometido con los principios éticos y democráticos. La CCMA ha recordado que el ente público surgió en 1983 al aprobarse por unanimidad del Parlament.