Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
corrupción política

Juicio al alcalde de Xinzo por contratar a dedo a empleados municipales

La Fiscalía y el sindicato CIG piden para el regidor 10 años de inhabilitación por un delito continuado de prevaricación

Baltar padre con el alcalde de Xinzo en 2011.
Baltar padre con el alcalde de Xinzo en 2011.

El alcalde de Xinzo de Limia (Ourense), Antonio Pérez, será juzgado este lunes, acusado de un presunto delito continuado de prevaricación por la supuesta contratación de cuatro trabajadores del Ayuntamiento sin que hubiese convocatoria previa de concurso público para la adjudicación de las plazas y a pesar de los informes en contra de la Secretaría e Intervención municipal.

Pérez Rodríguez, que abandonó las filas del PP en noviembre del pasado año tras conocer el auto de la apertura del juicio, podría cesar como alcalde si la justicia le considera responsable de los contratos que ya fueron declarados ilegales por un tribunal de lo contencioso administrativo.

El regidor afronta por ello una condena de diez años de inhabilitación especial para empleo o cargo público así como el pago de las costas procesales que reclama la Fiscalía de Ourense y la CIG, sindicato mayoritario en el Ayuntamiento y que ejerce la acusación particular en este proceso penal.

Según el relato de los hechos imputables al regidor, político firmó los contratos entre 2011 y 2013 mediante decreto o directamente, sin respetar el cumplimiento de la normativa de los concursos públicos para elegir a los trabajadores por sus méritos y capacidades a la que hacía advertencia los informes de los servicios jurídicos municipales. El regidor hizo caso omiso a las advertencias y seleccionó al personal a sabiendas de que “faltaban los requisitos básicos" de cualquier contratación pública, como la publicidad obligatoria del proceso de selección, impidiendo así que cualquier ciudadano interesado pudiera optar a estas plazas.

La acusación considera que el alcalde conocía las irregularidades del proceso selectivo porque había sido debidamente informado, "tanto por la Secretaría como por la Intervención del Ayuntamiento", además de ser advertido de que el incumplimiento de las normas de contratación planteaba un riesgo de indefinición para los trabajadores en el ente público.

De hecho, los cuatro contratos (dos peones de limpieza, una limpiadora y un auxiliar administrativo) se realizaron a través de otros tantos decretos de la alcaldía en los que, según el fiscal, el regidor Antonio Pérez ordenaba la contratación de estas personas “por él elegidas”. Una vez que estos trabajadores entraron a formar parte de la plantilla del Ayuntamiento, dice la Fiscalía que comenzaron a encadenar contratos laborales en los que se habría prescindido del decreto de la alcaldía, lo que les habría permitido obtener una plaza, informa Europa Press.

Meses después, estas contrataciones en entredicho fueron impugnadas por considerarlas ilegales a través de un contencioso administrativo interpuesto por el sindicato CIG, que denunció penalmente los hechos, y finalmente fueron declaradas nulas en una sentencia. Ahora el juzgado número 1 de Ourense decidirá si el alcalde incurrió por ello en un delito continuado de prevaricación.

Antonio Pérez, de 44 años, accedió a la alcaldía de Xinzo en octubre de 2010 tras la renuncia de su predecesor en el cargo, y regidor durante 25 años, el popular Isaac Vila, por incompatibilidades con su actividad política como senador. Pérez, también diputado provincial, fue proclamado presidente de la ejecutiva local del PP y candidato a la alcaldía en 2011, elecciones que ganó con mayoría absoluta y cuyo resultado volvió a revalidar en 2015.