Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Volvo Ocean Race generará un impacto económico de 60 millones

La Generalitat prepara la edición más “transparente y solidaria” de la vuelta al mundo de vela

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, preside en Alicante el Comité Instituconal de la Volvo Ocean Race.
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, preside en Alicante el Comité Instituconal de la Volvo Ocean Race. EFE/MORELL

Una edición más “solidaria” y “transparente”. Esas son las pautas que ha fijado la Generalitat, a través de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV), para la nueva Volvo Ocean Race, la vuelta al mundo a vela, que arranca en el puerto de Alicante, por cuarta vez consecutiva, el próximo 22 de octubre. Una prueba que generará un impacto de 60 millones de euros en la economía valenciana, según explicó este viernes Vicent Soler, consejero de Hacienda y Modelo Económico.

Siete equipos de regatistas tienen por delante el reto de cubrir el trayecto más largo de la historia: 45.000 millas náuticas a través de cuatro océanos que concluirán dentro de ocho meses en la ciudad holandesa de La Haya. El Gobierno valenciano ha recuperado en esta ocasión la gestión pública de la organización de los actos que rodean la salida de la prueba a través de SPTCV, lo que garantiza una “mayor transparencia”. “No somos partidarios de la política de grandes eventos”, recuerda Soler, pero la Volvo es distinta, por su “importancia como la mayor competición de vela del mundo”, su rentabilidad económica y su trascendencia social.

La edición 2017-2018 de la Volvo, la decimotercera de la historia, contará con un sinfín de actividades paralelas previas a la salida que se iniciarán el 11 de octubre con la inauguración del Race Village, un recinto de unos 55.000 metros cuadrados, y concluirán el 22 de ese mismo mes. El programa incluye conciertos de Mario Vaquerizo, Nach, Mala Rodríguez, Efecto Pasillo o Amparanoia, entre otros grupos, multitud de talleres infantiles, o actividades náuticas para el disfrute de unos 3.000 escolares.

La organización pretende también que el Village se convierta en un espacio de “valores”, sobre de igualdad, solidaridad y defensa del medio ambiente. La ONG catalana Open Arms, dedicada al rescate de refugiados en el mar, va a organizar una exposición fotográfica bajo el título Tabla de Salvación, y a ofrecer diversas charlas sobre sus experiencias. “Queremos dejar una huella, que la Volvo sea algo más de lo que fue en el pasado. Ese mar Mediterráneo que atravesarán las embarcaciones es también el mar de los refugiados, el mar del dolor”, señaló Soler.

El consejero cree que la prueba va situar a Alicante y a toda la Comunidad Valenciana en el “escaparate del mundo de la vela” durante diez días. La organización ha reservado por ello espacio en el Village para mostrar “el renacimiento” de la economía valenciana, la capacidad emprendedora de sus empresas y sectores tradicionales y la cultura y folclore propios. Una de las principales atracciones de esta edición es el llamado túnel de viento, uno de los más avanzados de Europa, que permitirá a los visitantes sentirse como un paracaidista que se lanza al vacío desde una aeronave.

Los integrantes de los siete equipos de regatas que participarán en la prueba llegarán a la ciudad el 12 de octubre y competirán en tres regatas los días 14, 15 y 20, antes de iniciar la primera etapa, el día 22, que debe llevarles hasta Lisboa. Unos 350 voluntarios colaboran con esta edición, según indicó en rueda de prensa este viernes director general de SPTCV, que alabó el “compromiso cívico y el amor a su tierra” de estos ciudadanos.

Por su parte, el consejero de Hacienda destacó que la prueba, que también partirá desde Alicante en las dos próximas ediciones, será “menos costosa para el contribuyente”, pues el dinero de éste “es sagrado”, y la organización de los actos que rodean la salida será “más transparente” que en ocasiones anteriores.

Más información